Si deseas que tu rostro se vea más joven, firme e incluso purificado, entonces debes probar la mascarilla de uva.

Esta mascarilla natural aporta antioxidantes y es muy fácil de hacer.

¡Toma nota!

Para preparar esta mascarilla solo necesitas 1 puño de uvas que vas a triturar con ayuda de un mortero, o bien, de un tenedor y un bowl.

Cuando se forme una pastita, coloca la mascarilla en el refrigerador para que se enfríe por unos 20 minutos.

Después, con ayuda de una brocha, colócala sobre tu rostro limpio y déjala actuar por 15 minutos.

Por último enjuaga tu rostro con agua y humecta tu piel con tu crema hidratante o sérum.