Deacuerdo con los medios nacionales, los especialistas de Experto Animal aseguran que incluso los niños pueden cuidarlos, con la debida vigilancia de un adulto, ya que son inofensivos y muy tranquilos.

Según la página de noticias el ‘publimentro’ estos pequeños animalitos de compañía te generarán mucha tranquilidad, ya que si los miras te ayudará a despejar la mente y distraerte con sus movimientos lentos, pero seguros, y si ya estas seguro de comparar uno deberás:

-Primeramente su hábitat deberá ser un humedo, la mejor elección siempre será un pecera, éste puede ser de vidrio o plástico, lo que sí se debe tomar en cuenta es que debe poseer agujeros diminutos para que pueda recibir oxígeno.

-Una vez elegido el acuario, a éste se le debe incluir un poco de agua a fin de que los caracoles puedan hidratarse y adecuarse a su hábitat natural. Sin embargo, se debe tomar en cuenta que de debe existir una adecuada ventilación. Y el agua debe cambiarse de forma interdiaria durante la semana.

-También algo muy importante, para que puedan activarse durante el día, ellos necesitan de una luz no directa, pero sí que los llene de vitalidad. Trata de ubicar el acuario en un área en la que llegue la luz de forma indirecta.

-Dentro de su dieta debe incluirse el calcio, ya que es necesario para mantener la salud de su caparazón y evitar que se doble o rompa al tacto. Existen rocas calizas que proporcionan el calcio, así como las cáscaras de huevo que se las puedes incluir en pedazos pequeños para que puedan digerirlas. Los trozos de vegetales y frutas también complementan su dieta.

-Hay que revisar a diario el acuario a fin de retirar los desechos que ellos dejan en las esquinas del hábitat en el que se desarrollen.

-Finalmente, cuando quieras tomarlo para acariciarlos, la manera correcta es colocando tu mano y esperando que ellos se suban en ella. No los presiones ni tomes por el cascarón.