La esclerosis lateral amiotrófica (ELA) es una enfermedad degenerativa que afecta al sistema nervioso central. También recibe el nombre de enfermedad de Lou Gehrig, que fue un jugador de béisbol que la padeció. Del mismo modo, esta patología fue la que sufrió el científico Stephen Hawking.

La esclerosis lateral amiotrófica a menudo tiende a confundirse con la esclerosis múltiple. No obstante, existe una diferencia notable entre ambas: en la esclerosis múltiple se pueden afectar cualquier tipo de neuronas y, en el caso del ELA, solo se afectan las neuronas motoras.

Se estima que, en todo el mundo, existen casi medio millón de casos. Aunque se desconoce su causa, se sabe que afecta más a hombres que a mujeres y que los primeros síntomas suelen aparecer en torno a los 60 años en la mayoría de pacientes.

A pesar de las investigaciones actuales, la esclerosis lateral amiotrófica sigue presentando un pronóstico muy malo. Por ello, en este artículo te explicamos cuáles son los primeros síntomas que aparecen y sus características principales.

¿En qué consiste la esclerosis lateral amiotrófica?

Como ya hemos mencionado, la esclerosis lateral amiotrófica afecta a las neuronas motoras del sistema nervioso. Estas neuronas se encargan de controlar todos los movimientos voluntarios que realizamos. Van desde el cerebro hasta la médula espinal y desde allí a todos los músculos del cuerpo.

Cuando una persona padece ELA, estas neuronas se dañan. De esta manera, no pueden transmitir el impulso hacia los músculos, por lo que estos no pueden activarse ni realizar movimientos.

A pesar de que no se conoce la causa de esta patología, se sabe que en casi un 10 % de personas es hereditaria. Es decir, un paciente con esclerosis lateral amiotrófica podría transmitírsela a su descendencia. Sin embargo, el 90 % de los casos se consideran esporádicos.

Si bien es cierto que puede aparecer a cualquier edad, se ha visto que ha medida que envejecemos aumenta el riesgo de sufrir ELA. De hecho, la mayoría de pacientes comienzan a tener síntomas a partir de los 60 años.

¿Qué síntomas aparecen al inicio?

Lo cierto es que los síntomas de la esclerosis lateral amiotrófica pueden variar de una persona a otra. Al principio de la enfermedad, pueden ser síntomas leves y muy generales, por lo que a veces es complicado distinguirla. Por ejemplo, hay una mayor frecuencia a tropezarse o caerse.

Algunas personas debutan con síntomas como dificultad para hablar o incluso tartamudeo. Lo que es frecuente es que exista debilidad y fatiga en las extremidades. Casi un 60 % de los pacientes la experimentan. Además, se puede acompañar de calambres musculares o tics nerviosos.

A menudo, esta debilidad provoca que sea cada vez más difícil coger objetos, vestirse e incluso caminar. Por otra parte, hay casos en los que se comienza con ataques de risa o llanto que no se pueden controlar.

¿Cuál es el pronóstico de la esclerosis lateral amiotrófica?

En la actualidad, esta enfermedad tiene muy mal pronóstico. Se estima que la mayoría de enfermos sobreviven entre 3 y 5 años tras el diagnóstico. Aún así, se han documentado algunos casos en los que la supervivencia ha sido mayor, o que incluso la enfermedad se ha frenado.

Aunque no afecta igual a todas las personas, la mayoría van perdiendo la capacidad muscular de manera progresiva. Poco a poco, se pierde la capacidad de tragar, masticar y por último, de respirar. Esto suele ser la causa de muerte.

Si bien es cierto que no existe cura para la esclerosis lateral amiotrófica, existen tratamientos que permiten aumentar la calidad de vida de estas personas o reducir las complicaciones. Por ello, es muy importante que, ante cualquier mínimo síntoma, se realice pronto una consulta médica.