Después de alcanzar el gran 4-0 llega a tus cumpleaños con una copa de cualquier cosa, menos de cualquiera de estos relantizadores del metabolismo y exterminadores de intestinos.

Quizá es el mayor placer de instantánea para el hombre: el primer sorbo frío y refrescante de tu bebida favorita en un caluroso día de de verano. ¿Y cuando el clima se torna frío? Una bebida sigue siendo la forma más rápida de calentarse y cambiar el estado de ánimo. ¿Qué podría salir mal?

Bueno, lo siguiente: Mientras una bebida puede ser la forma más rápida de saciarte o confortarte , también es la manera más rápida de acabar con tu cintura. De hecho, las calorías líquidas ahora representan el 21 por ciento de nuestra ingesta diaria de calorías, lo que representa unas 40 calorías al día, más del doble de lo que consumíamos hace 30 años.

Simplemente, acortar tus calorías de bebidas a la mitad podría significar quitarte más de 10 kilos en un año, una estadística importante, ya que perder peso se vuelve más difícil después de los 40 años.

Los investigadores de Eat This, Not That! estudiaron todas las bebidas populares y compilaron esta lista de 40 bebidas que no debes beber después de los 40. Evita las bebidas que destruyen tu vientre y mantente delgado en la vida – un sorbo a la vez.

AGUA DE COCO SABORIZADA
El agua de coco natural es una excelente forma para reabastecerte de electrolitos, pero una vez que las industrias las lanzan con edulcorantes añadidos y jarabes con sabor a frutas tropicales (piensa en el agua de coco con piña) con frecuencia terminas bebiendo más azúcar de la que hay en un coco real.

LIMONADA
Para muchos de nosotros, la limonada nos evoca recuerdos de niños sentados en un puesto al final del camino. Y mientas los pequeños que impulsan la bebida pueden ser bastante inocentes, la bebida en sí misma no lo es. Combinando unas 120 calorías y casi 30 gramos de azúcar por porción, lo único que nos gusta de esta bebida es su lista de ingredientes casi inofensiva. Mientras que el agua azucarada y el jugo de limón no te enfermarían, beberlos en exceso podría generarte una condición metabólica que sí lo haría.

YOGURES BEBIBLES
Los probióticos son buenos para mantener una buena salud intestinal, pero no cuando vienen contaminados con grandes cantidades de azúcar. Toma como ejemplo el Bolthouse Farms’ Peach Parfait Breakfast Smoothie hecho con yogur: sólo un envase de unos 400 mililitros contienen 360 calorías y 44 gramos de azúcar.

TÉS LAXANTE
“Los laxantes te hacen ir al baño, donde estás eliminando cualquier alimento, por ejemplo vitaminas y minerales que pueden estar en tus intestinos y que están esperando a ser absorbidos por tu cuerpo. Si usas laxantes, a largo plazo eso puede derivar en deficiencias de nutrientes e incluso enfermedades”, advierte Toby Amidor, MS, RD. “Existen formas apropiadas y seguras de perder peso y tomar laxantes no es una de ellas”.

CAFÉS DE GRAN TAMAÑO
Mientras una o dos tazas de café pueden hacerle bien a tu cuerpo, quizá quieras pensar dos veces antes de agrandar tu café o permitirte hasta la cuarta taza. La razón: Hacerlo podría hacer que tus huesos de quiebren. “Trato de evitar el exceso de cafeína”, dice la Dr. Mamta M. Mamik, Profesora Asistente de Obstetricia, Ginecología y Ciencias Reproductivas en la Escuela de Medicina Icahn en el Monte Sinaí.

TÉ HELADO DE COMIDA RÁPIDA
Dotado de azúcar y colorante caramelo, ¡el té helado de las comidas rápidas es un definitivo “no” en nuestro libro! Nuestra sugerencia: prepárate una jarra en casa.