Disfrutar de la compañía de un perro en casa puede llegar a sobre cargarte en lo cotidiano si se trata de una mascota que no ha logrado un correcto aprendizaje desde sus primeros años. Y en eso, las diferentes razas son determinantes e incluso pueden ser un factor a la hora de elegir con cuál de ellos te vas a quedar.

Por eso en esta nota te compartimos cuáles son las tres razas de perros considerados como “más desobedientes” de acuerdo a sus características en torno al carácter y otros factores que pueden llegar a influir en su comportamiento. Según ha trascendido a lo largo del tiempo y en base a los estudios realizados para determinar las características de las diferentes razas de perros, las diferencias en cuanto a la conducta de los canes, se debe a sus patrones genéticos que determinan su temperamento.

Por eso, en general, se trata de razas de perros a las que les es más complejo obedecer órdenes básicas, que a otros canes no les cuesta mucho. Es decir, que en estos casos tienen un déficit de atención menor en relación con otras razas. Así lo descubrió Stanley Coren, un psicólogo especializado en canes y profesor de la Universidad de Columbia Británica en Vancouver.

La raza de perros que encabeza la lista de los que no hacen caso a sus dueños es la de los “Chow chow”. Son animales que se caracterizan por ser muy independientes de los diferentes ritmos y gustos de sus dueños. Por eso les cuesta mucha incorporar límites y obedecer. Justamente por eso, es clave enseñarles pautas desde muy pequeños.

Otra raza de perros a la que le cuesta mucho seguir al pie de la letra las pautas del hogar es la Welsh terrier. A estos ejemplares les gusta cazar y tienen mucha energía, por lo que necesitan descargarla y son muy hiperactivos. Por eso, para ayudarlos a controlar su inquietud, la clave está en jugar mucho con ellos y sacarlos a pasear.

Por último, en el puesto tres están los perros Chihuhuas, cuya pequeñez aparentan ser muy sencillos al momento de cuidarlos. Sin embargo, se trata de una raza muy inquieta, que no presta demasiada atención a sus alrededores. Por lo tanto, esta raza también es una de las que suele desobedecer las órdenes de sus dueños.