La frialdad emocional en la pareja es algo con lo que millones de personas tienen que lidiar a diario. Se trata de uno de los problemas más frecuentes, sin mencionar que es el principal responsable del deterioro y el rompimiento. Sentirse emocionalmente solo en una relación tiene múltiples consecuencias, de manera que hoy reflexionamos largo y tendido al respecto.

Esta situación también se puede denominar distanciamiento emocional, indiferencia emocional o poca empatía. No importa cómo lo denomines, al final se trata de un problema real que en ocasiones no sabrás cómo afrontar. Es por esto que al final te dejamos con algunos consejos, pero antes indaguemos en las posible causas detrás de esto.

Causas de la frialdad emocional en la pareja

Al momento de hablar de frialdad emocional en la pareja tenemos que diferenciar dos casos: la frialdad que estuvo desde el inicio y aquella que se manifiesta tiempo después. Aunque en cuanto a rasgos pueden llegar a ser similares, no lo es en cuanto a las posibles causas que están motivando dicho comportamiento.

No es lo mismo que tu pareja haya sido siempre fría desde el punto de vista emocional, a que haya sido un rasgo que ha empezado a asimilar desde hace poco. A veces, con las ilusiones y el descontrol químico, pasamos por alto cosas al inicio de una relación que no llegamos a identificar hasta un par de meses después. Tenlo en cuenta al momento de elegir alguno de los dos casos.

Con esto en mente, hemos reunido una serie de explicaciones del por qué mi pareja es fría conmigo. Para ello, tuvimos como punto de partida los dos contextos mencionados.

Apego evitativo

El apego evitativo alude a un patrón de comportamiento que se desarrolla durante la niñez. Inicia cuando los padres o los cuidadores no muestran suficiente afecto durante las fases más importantes de crecimiento. Como consecuencia, los más pequeños desarrollan apego hacia ellos, pero con la tendencia a suprimir las emociones y ser muy independientes.

Esto no es algo que solo se manifiesta en la niñez, tampoco en la relación hijo-padres. Lo hace en todos los contextos en los que el apego tiene un componente central. Los expertos y los investigadores coinciden en que este tipo de apego crea bajos índices de satisfacción en la pareja.

Sintetizando, es probable que tu pareja esté desarrollando este patrón de comportamiento; lo cual indicaría por qué es tan frío contigo. Contrario a lo que se piensa es muy común, ya que en torno al 30 % de las personas manifiestan estos rasgos. De 10 personas, 3 desarrollan este tipo de apego y lo arrastran durante gran parte de su vida.

Distanciamiento emocional

El distanciamiento emocional es aquel comportamiento orientado a ocultar los propios sentimientos y, al mismo tiempo, ignorar los de los demás. Puede desencadenarse de manera consciente e inconsciente y tiene múltiples implicaciones psicológicas. A veces se le denomina desapego emocional.

A menudo se le considera un mecanismo de defensa para proteger al individuo del dolor, el estrés, los conflictos y la ansiedad; aunque esto implique múltiples secuelas negativas. Aunque algunos trastornos lo pueden explicar, muchas veces se debe a experiencias que han surgido antes o durante la relación (infidelidad, abandono, peleas y demás).

Indiferencia emocional

Algunos expertos no dudan en catalogar a la indiferencia emocional como un síntoma opuesto al amor. Se trata de un comportamiento aislado de los casos anteriores, ya que se hace de forma consciente. Por ejemplo, cuando existe insatisfacción en la pareja, no se desea continuar con la relación o cuando se está molesto por algún conflicto entre ambos.

La indiferencia emocional también puede surgir como consecuencia de procesos secundarios. Por ejemplo, el embotamiento afectivo es un tipo de indiferencia emocional que desarrollan pacientes con depresión, trastorno por estrés postraumático y demás. En todo caso, la mayoría de las veces es un acto consciente de rechazo a la relación en sí misma.

Estas son las tres posibles causas de la frialdad emocional en la pareja. En resumen, se puede generar por traumas en el estilo de apego (en inicio hacia la madre/padre que luego se expandió hacia los demás), como mecanismo de defensa para evitar hacerse daño (padecer de desamor, por ejemplo) o solo es un síntoma de que el amor que sentía hacia ti ha disminuido.

Consecuencias de la frialdad emocional en la pareja

La frialdad emocional en la pareja es algo que nunca pasa desapercibido. Sus consecuencias se sienten desde el minuto uno, y varían de acuerdo a una serie de elementos. La longevidad de la relación, el grado de amor que le profesas a tu pareja, los proyectos que existen de por medio y la edad son varios condicionantes. Algunas de sus secuelas son las siguientes:

Frustración e insatisfacción en la relación.
Miedos e inseguridades acerca de la consecución de esta.
Conflictos y peleas constantes.
Baja autoestima.
Depresión.
Sensación de culpa (la cual te lleva a justificar las actitudes de tu pareja).
Desarrollo de celos patológicos.
Apego y dependencia.

Estas son solo algunas de las consecuencias de la frialdad emocional en la pareja, aunque por supuesto podemos enumerar decenas y decenas más. Lo que sí es seguro es que la insatisfacción está garantizada, lo cual te afectará de manera emocional en muchos sentidos. Si no se hace nada al respecto, estarás destinado a lidiar con esto hasta que des por terminada la relación.

¿Qué se puede hacer para evitar la frialdad emocional en la pareja?

Todas las causas que enumeramos anteriormente tienen solución, al menos en la medida en que tu pareja esté dispuesta a aportar su grado de arena. El apego evitativo, la indiferencia emocional y el distanciamiento emocional se pueden corregir cuando ambos desean apostar por la relación. Te dejamos con algunas ideas:

Habla de manera abierta con tu pareja. Hazle sentir cómo te sientes con su actitud y el daño que está haciendo a la relación.
Reflexionen juntos acerca de las posibles causas o comportamientos que motivan esa frialdad. ¿Son internos o externos a la relación?
Hazle saber a tu pareja que te importa, que deseas trabajar en la relación y que no representas algún daño para ella si expresa sus emociones.
Establezcan rutinas en las que ambos comparten física y emocionalmente afecto (abrazos, besos, diálogos intensos y demás).
Fijen como meta no reprimir lo que el otro siente en un momento determinado, tanto si el sentimiento es positivo como negativo.
Consideren buscar ayuda profesional para asistir a terapia de pareja.
Al margen de todos los consejos, este último puede ser el que haga la diferencia entre el éxito y el fracaso de la relación. No se cierren a esta idea y busquen ayuda cuando sientan que no están alcanzando los objetivos previstos. Si hay disposición por continuar con la relación, siempre habrá esperanza.