Jason Wu hizo lo que pocos diseñadores osan esta Semana de la Moda de Nueva York: montó un desfile el domingo, ante una pequeña audiencia en vivo, en medio de una pandemia.

¿Por qué?

“Creo que el mundo necesita belleza y optimismo”, dijo el diseñador a The Associated Press tras la presentación con tema de playa. “La Semana de la Moda de Nueva York no está acabada. Es fuerte. Estamos aquí… Todos podemos estar seguros, estar reunidos y celebrar”.

Con 30 modelos en una pasarela de madera rodeada por plantas tropicales y arena en una azotea en el sur de Manhattan, Wu sentó a 36 invitados a una distancia segura y los transportó a Tulum, en el Caribe mexicano, donde se casó.

A cada uno le tomaron la temperatura y le hicieron responder un cuestionario de salud antes de que tomara asiento.

El desfile fue transmitido en vivo en una plataforma digital donde la mayoría de los diseñadores presentarán sus colecciones sin las usuales multitudes esta temporada abreviada de la Semana de la Moda que abrió el domingo. Christian Siriano y Rebecca Minkoff están entre los que decidieron hacerlo en persona, con públicos reducidos.

Las prendas que Wu presentó, con Indya Moore entre sus modelos, son parte de una línea primavera 2021 más casual para mujeres. El modisto vistió a sus modelos en amarillos, naranjas y rosados tropicales. Algunos vestidos veraniegos tenían alegres estampados florales.

Las modelos también lucieron sombreros de ala ancha y, más acostumbradas a los tacones súper altos, llevaron una prenda del momento: sandalias de tiras estilo Teva sobre suelas de goma planas, decoradas con lazos y cuentas.

Para su saludo al final del evento, Wu usó una mascarilla que diseñó con las palabras “Distance Yourself from Hate”, o “Distánciate del odio”. Es el nombre de una campaña en sociedad con la agencia de talento The Collective Shift y la organización contra el VIH y sida GMHC en Nueva York, su hogar por más de 20 años.