A todas nos ha pasado. Empiezan los fríos y sabemos que nuestros labios serán los primeros en notar la diferencia y comenzarán a sentirse resecos; en ocasiones a partirse tanto que ni sonreír puedes.

Aunque hay muchas otras razones además del clima del por qué los labios se resecan, pero una cosa es verdad: es una de las zonas donde la piel es más sensible y está más expuesta al medio ambiente.

Para evitar que en esta temporada se te resequen los labios y lleguen al extremo de partirse, te damos algunos remedios que puedes hacer para aliviar la deshidratación.

Toma mucha agua

Una de las primeras señales de que estás deshidrata se puede ver en tus labios. Así que ingiere al menos dos litros de agua al día para evitar que el frío y la deshidratación maltraten tus labios y en general tu piel.

Usa aceites naturales

El aceite de almendras o el de coco son excepcionales para cuidar tus labios cuando están resecos. Además, si usas aceite de coco, te ayudará a evitar infecciones en caso de que la resequedad haya ocasionado lesiones.

También puedes usar bálsamos labiales

Los hay desde los más naturales hechos con pura cera de abeja o manteca de cacao hasta los que tienen vitamina E o vaselina. El chiste es tener una capa protectora que ayude a tus labios a hidratarse.

Ponte pepino en los labios

Si las rebanadas de pepino hacen maravillas en tus ojos, debes esperar a ver lo que hacen en tus labios. Gracias a su composición mayoritariamente de agua, poner un poco de pepino machado en tus labios ayudará a hidratarlos y reducir la inflamación.

Exfólialos

Si tus labios están resecos lo mejor es esperar a que se rehidraten para hacer una exfoliación pues podrías dañarlos. Una vez recuperados, procura hacerlo cada semana.

Lo mejor es que puedes utilizar ingredientes naturales como azúcar para retirar todas las células muertas y la piel que se cayó durante la resequedad.