Los animales, sobre todo los perros y gatos, suelen convertirse en una gran compañía con múltiples beneficios para la salud de las personas; sin embargo, se debe tener cuidado pues el cariño puede convertirse en toda una obsesión.

Hay personas que pueden llegar a acumular todo tipo de objetos en sus hogares negándose a realizar una limpieza con tal de no deshacerse de ellos, a esto se le llamada síndrome de Diógenes. Algo que podría ocurrir con los amantes de los animales y que podría provocarles un gran sufrimiento.

¿Amor u obsesión por los perros?

Se trata del síndrome de Noé, también llamado Trastorno de Acumulación de Animales, en el que quienes lo padecen pueden llegar a tener una acumulación compulsiva de animales, sobre todo perros y gatos.

Los expertos señalan que el síndrome de Noé puede presentarse más en mujeres que en hombres y, sobre todo, en personas mayores o que no viven con nadie más debido a la soledad que experimentan.

Un grave problema de salud
El síndrome de Noé puede traer consecuencias en la salud de las personas que lo padecen y los animales que viven con ellos, pues la cantidad que llegan a tener hace imposible tener un cuidado adecuado en cada uno de ellos.

Los espacios donde se encuentran los animales no son del todo apropiados, por lo tanto se convierten en un foco de infección al no tener la suficiente limpieza. Además, esto provoca un gran sufrimiento en los animales.

Quienes tienen este síndrome también podrían presentar problemas de salud, ante la falta de higiene y cuidado de los animales. Además de que muchos suelen aislarse perdiendo cercanía social e incrementando su temor al contacto con otras personas, familiares y amigos.