Esta especie de cigarra fue descubierta por algún joven norteamericano que encontró este bicho en su hábitat natural en el centro de California, Estados Unidos.

Fue documentado como un hallazgo “maravilloso” por el tiempo que no había podido hacerse notar este animal por el cual según la plataforma de ciencia ciudadana iNaturalist, es donde personas comparten sus opiniones.

Fue vista por última vez en 1915 y desde ese entonces no pudieron saber más sobre la interesante cigarra, por lo que Elliott Smeds, indicó que encontró el insecto en algún árbol de manzanita (‘Arctostaphylos’).