Recientemente, investigadores del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba (España), dieron a conocer los resultados de un estudio realizado en el que evaluaron los efectos de la ingesta de alimentos con grasas naturales altos en antioxidantes en el cuerpo.

Por lo anterior, aplicaron un régimen alimenticio que incluía alta ingesta de nueces, mantequilla y aceite de oliva extra virgen en pacientes.

Mientras que la nuez y la mantequilla no arrojaron resultados trascendentales, los pacientes que ingirieron el aceite de oliva vieron una reducción en cuanto a la concentración plasmática de otras moléculas que se expresan en las paredes de los vasos sanguíneos mejorando el proceso inflamatorio.

El hallazgo fue atribuido a la composición de muchos micronutrientes del aceite y fue, a su vez, corroborado por el American Journal of Clinical Nutrition y el Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism of Atherosclerosis.

Francisco Pérez Jiménez, director de la investigación, agregó alugnos beneficios más del mismo:

“Reduce el colesterol perjudicial (LDL), disminuye la presión arterial, mejora el control de la diabetes y disminuye la tendencia a producir trombosis”.

Sin embargo, no recomendaron su ingesta aún, pues estudios clínicos aún se encuentran en desarrollo y resaltaron la importancia de seguir instrucciones médicas antes de llevar a cbao algún tratamiento similar.