Algunas personas son capaces de superar una ruptura rápidamente. No obstante, a otras les es más difícil y necesitan más tiempo. Es algo normal. No obstante, en casos extremos, algunas personas pueden presentar depresión tras una ruptura. En este artículo, te contamos cuáles son los síntomas de la depresión y cómo podemos superar esta situación.

¿Depresión o una reacción normal tras la ruptura?

Estar triste es normal

En primer lugar, es indispensable distinguir entre lo que es una reacción normal a una ruptura y una depresión. En efecto, incluso si la relación no ha sido demasiado importante, es perfectamente normal presentar determinados sentimientos y emociones cuando ésta acaba. Así, dentro de lo que se considera una reacción normal, podemos encontrar:

Frustración
Tristeza
Llanto
Insominio
Desgana y pérdida de interés

Es, por tanto, algo perfectamente normal pasar por una «fase de duelo» por una relación que ha muerto. Es, al fin y al cabo, una pérdida. Por eso, no hay de qué preocuparse. No obstante, el tiempo de este duelo dependerá de cada persona. En efecto, algunas necesitan más tiempo mientras que otras pueden superarlo más rápidamente.

La depresión

Por su parte, en la depresión tras una ruptura los síntomas no desaparecen en semanas, incluso meses. De hecho, pueden empeorar. Así, entre sus síntomas podemos destacar:

Pérdida de interés en cualquier tipo de actividad
Baja autoestima
Falta de energía
Dormir poco o dormir demasiado
Sensación intensa de vacío y desesperanza
Pérdida de apetito o aumento del mismo
La persona deprimida se mueve con lentitud, incluso habla y piensa con lentitud
Dificultad para concentrarse
En casos extremos, pensamientos o tendencias suicidas

¿Qué hacer en caso de depresión tras una ruptura?

La mejor y más efectiva forma de superar la depresión es acudir a un especialista. En efecto, podrá guiar a la persona deprimida desde la profesionalidad e iniciar el tipo de terapia más adecuada a cada caso. En este sentido, puede recomendar:

Tratamiento psicológico

La terapia interpersonal o cognitivo conductual consistirá en cambiar los pensamientos negativos y en superar o evitar la obsesión o la idealización de la otra persona o la relación rota, o del sentimiento de ira, si existe. En este sentido, la terapia cognitivo conductual y el psicoanálisis son las formas más habituales de terapia.

Además, es posible que se recomienden técnicas de relajación que tendrán un impacto muy positivo en la persona deprimida.

Tratamiento psicofarmacológico

Dependiendo siempre de la gravedad del caso, pueden recetarse determinados medicamentos antidepresivos.

 

Otras recomendaciones
Existen otro tipo de recomendaciones relacionadas con la depresión tras una ruptura.

Por ejemplo, es altamente aconsejable realizar ejercicio físico. En efecto, la liberación de endorfinas ayudará a que la persona deprimida se encuentre mejor y pueda superar su condición. Sin embargo, no es necesario ir a un gimnasio, basta con caminar, pasear o montar en bicicleta.
Otra recomendación es mantenerse ocupado. En este sentido, se recomienda iniciar algo nuevo. Esto, por su parte, puede abarcar desde algo tan sencillo como empezar a leer un libro hasta comenzar un nuevo proyecto vital.
Además, como veremos posteriormente, es importante no aislarse y fomentar el contacto y la amistad con otras personas.
Evitar las drogas y el alcohol como vía de escape o consuelo.
Comer bien y de forma equilibrada, es decir, buscar el equilibrio físico con hábitos saludables.
Dormir y descansar de forma adecuada.
El apoyo en la depresión tras una ruptura

El cualquier caso, para la persona deprimida siempre es indispensable contar con el apoyo de familiares y amigos. En este sentido, se aconseja incluso hacer nuevos amigos, ampliar el círculo social, recuperar el contacto con amistades anteriores, etc.

En efecto, una de las claves para superar el problema es socializar. Esto ayudará a desviar el foco de atención sobre la persona o la relación que ha cesado y sobre el estado de ánimo. Además, precisamente en el caso de la depresión, exteriorizar las emociones y hablar del tema con los más allegados puede ayudar muy positivamente.

No obstante, muchas veces la persona deprimida es incapaz de socializar y rehuye del contacto con los demás. En este sentido, surge la pregunta de cómo ayudar a una persona que sufre depresión tras una ruptura.

En primer lugar, se recomienda informarse sobre qué es la depresión y cuáles son sus síntomas. El conocimiento es siempre un arma y la herramienta más importante.
Hablar con la persona deprimida y fomentar el tratamiento. Es importante que le indiquemos que su condición tiene solución, que se va a encontrar mejor si es tratada y dirigida de la forma adecuada. No obstante, la decisión de iniciar un tratamiento debe ser siempre tomada por la persona afectada.
Buscar ayuda de inmediato si se detectan ideas o pensamientos suicidas.
Ofrecer apoyo. Escuchar, reforzar los pensamientos positivos, hacer planes con la persona deprimida (ir de compras, a tomar algo, etc.).
Ser paciente. Salir de la depresión puede ser un proceso lento y difícil. No obstante, en todo momento debemos mostrar nuestro apoyo.