No importa cuánto dure un viaje, suele ser difícil mantener las rutinas diarias. Pero aún así, tener una vida activa y saludable no es sinónimo de salir de la ciudad de vez en cuando. Comer bien y hacer ejercicio pueden volverse parte de cualquier viaje si ves el bienestar como un paso más en tu día en lugar de un obstáculo para disfrutar. Así que sí, es posible seguir haciendo ejercicio mientras viajas.

Al viajar, es tentador romper las reglas que normalmente sigues en casa, pero también descubrirás nuevas oportunidades para hacer ejercicio al tiempo que conoces un nuevo destino.

Yoga

Yoga

Para practicarlo, no necesitas más que ropa cómoda y, por lo menos, media hora de tu tiempo. Aprende alguna rutina y llévala a cabo todas las mañanas antes de salir a explorar, o en las noches, al regresar. No solo sentirás la satisfacción por mantenerte en forma, sino que te llenarás de energía y disfrutarás mucho más el día.

Correr

Running

Si lo que quieres es aprovechar todo momento para conocer el destino a fondo, sal a explorarlo corriendo. Solo necesitas empacar tus tenis y crear una playlist que te acompañe. Cuando vuelvas no solo habrás logrado ejercitarte, sino que tendrás canciones particulares que te recuerden el viaje.

Aventura

Dependiendo el lugar que visites, puedes buscar alguna compañía que promueva los deportes de aventura. Desde una hora en kayak, una caminata por el bosque o un par de lecciones de surf, estas actividades te mostrarán un poco más sobre el día a día de la sociedad local, además de que te activarán para aprovechar mejor cada momento del día.