“Evaluación científica del agotamiento del ozono: 2018”, es el último de los informes que publican cada cuatro años en el Programa para el Medio Ambiente de las Naciones Unidas, responsables del monitoreo de la recuperación de la capa de ozono en la estratosfera.

Dicho informe explica como la concentración de las sustancias que agotan la capa de ozono disminuye, lo cual lleva a mejora desde la evaluación del 2014.

Hay recuperación del ozono en tasa del 1% a 3% por década desde el año 2000, informaron los autores del estudio.

Según las tasas de la recuperación proyectadas por la ONU, el hemisferio norte y el ozono de latitud media pueden recuperarse completamente para el año 2030, el hemisferio sur en el 2050 y en las regiones polares hasta el 2060.

El copresidente del informe y científico jefe en el Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA, Paul Newman, comentó: “son muy buenas noticias, si las sustancias que agotan la capa de ozono siguieran en aumento, habríamos visto enormes efectos”.

Es importante resaltar que al momento que la capa de ozono llega a debilitarse, pueden pasar más rayos UV y los humanos serán más propensos al cáncer de piel, cataratas y otras enfermedades.