La candidiasis cutánea es un tipo de infección que se origina cuando el hongo Candida albicans consigue proliferar sobre la piel. Este microorganismo suele habitar la piel sin producir inconvenientes. Sin embargo, ante ciertas alteraciones, crece y detonan incómodos síntomas.

En un principio, las molestias son llevaderas y no suelen causar mayor problema. A pesar de esto, es primordial darle un tratamiento, ya que la infección puede extenderse hacia otras partes del cuerpo, haciéndose más compleja. ¿Qué debes hacer para combatirla?

Consejos para tratar la candidiasis cutánea
El hongo Cándida, del cual se distinguen muchos subtipos, puede ser potencialmente dañino para el cuerpo. Si bien es uno de los más comunes, algunos conducen a infecciones tras multiplicarse de forma desmedida. En el caso de la piel, da lugar a la candidiasis cutánea.

Esta condición puede tener distintas manifestaciones clínicas, según su evolución y la respuesta del sistema inmunitario de cada uno. No obstante, a nivel general suele detonar molestias como:

Erupciones o ampollas
Parches rojos o púrpuras
Parches blancos y escamosa sobre las zonas afectadas
Desprendimiento de la piel con escamas
Grietas en la piel y sangrados
Ardor o dolor
Enrojecimiento
Espinillas llenas de pus (pústulas)

Su tratamiento está basado principalmente en la administración de antimicóticos de uso tópico, ya sea en forma de talco, cremas o lociones. Sin embargo, algunas veces también se recetan medicamentos orales. Asimismo, para complementar el tratamiento, es primordial poner en práctica ciertos consejos. ¡Descúbrelos!

 

1. Evitar el uso de ropa húmeda

Los trajes de baño y la ropa de entrenamiento sudada son enemigos de las personas con candidiasis cutánea. Por eso, mientras trascurre la infección, lo ideal es evitarlas. Estas prendas crean un ambiente propicio para el crecimiento de los hongos. Por ende, tras su uso los síntomas pueden empeorar.

2. Utilizar ropa holgada de algodón
La ropa puede contribuir en gran medida al alivio de los síntomas de este tipo de infecciones en la piel. Aunque parezca un detalle sin importancia, usar prendas de algodón y holgadas minimiza la acumulación de sudor y, de este modo, bloquea el crecimiento de la Cándida.

3. Evitar los jabones perfumados
La aplicación de jabones y otros productos perfumados puede producir una alteración del pH natural de la piel, conduciendo al empeoramiento de los síntomas de la candidiasis cutánea. Así pues, para evitar brotes de la infección, lo mejor es emplear jabones neutros, preferiblemente naturales.

4. Reducir el consumo de azúcar

¿Qué tiene que ver el consumo de azúcar con la candidiasis cutánea? ¡Mucho! Si bien la mayoría de personas lo ignoran, los niveles altos de azúcar en la sangre pueden aumentar la resistencia de la Cándida a los antimicóticos. Al consumir productos azucarados, los picos de glucosa se elevan y aumentan la susceptibilidad a la infección.

Por lo anterior, es primordial limitar toda fuente de azúcar en la dieta y adoptar hábitos para estabilizar la glucosa. Es posible disminuirla con ejercicio físico regular y una alimentación sana, rica en frutas y vegetales.

5. Agregar probióticos en la dieta
Los probióticos se han posicionado como uno de los mejores complementos para hacerle frente a la Cándida y otros microoorganismos. Los también llamados “cultivos vivos” tienen la capacidad de aumentar las defensas, ayudando a evitar que los agentes patógenos crezcan sin control.

De hecho, hay investigaciones que sugieren que pueden llegar a ser tan o más efectivos que algunos antimicóticos de uso convencional. Lo mejor de todo es que muchos, como el yogur, son seguros de usar y no acarrean efectos secundarios.

¿Cuándo acudir al médico?

Si es la primera vez que desarrollas candidiasis cutánea, lo mejor es acudir al médico para confirmar el diagnóstico. En ocasiones los síntomas son similares a los de otras patologías que requieren más atención. Por eso, podrían ser necesarias algunas pruebas complementarias.

La mayoría de los casos de infección por Cándida son leves y se curan en poco tiempo. No obstante, siempre es conveniente recibir un tratamiento para acelerar su alivio. El médico puede recetar algunos antimicóticos o medicamentos para frenar los síntomas.

También es importante acudir al profesional si no hay una mejoría en un periodo de 7 a 14 días o si los síntomas empeoran a pesar del tratamiento. La atención oportuna es clave para evitar el desarrollo de problemas más graves.

¿Notas síntomas de alerta de candidiasis cutánea? No dudes en poner en práctica todas las recomendaciones dadas. Si tienes un sistema inmunitario debilitado, acude cuanto antes al médico.