El Dr. Hebert García, Presidente de la Fundación Vida en Genoma, asegura que uno de los principales factores de riesgo del cáncer de mama es la genética

La mutación hereditaria en los genes BRCA1 y BRCA2 son los que señalan la predisposición al cáncer de mama  y regularmente se presentan a temprana edad. Para determinar esto, se realiza una prueba genética que tiene un 99% de efectividad.

Se realiza en pacientes que ya tienen cáncer de mama o criterios familiares o asintomáticos. Desgraciadamente, se ha detectado en edades muy tempranas pero es una excelente medida de prevención para iniciar un tratamiento preventivo.

No existe ninguna contraindicación  para este tipo de estudios, la indicación es que la paciente cumpla con ciertos criterios para que prueba se le realice ya sea por medio de una química sanguínea o por saliva.

Las medidas de prevención  contemplan las cirugías preventivas, en caso de las mamas se extrae el seno y a pesar de ser mutilante, reduce el riesgo en un 90%.

La Fundación Vida y Genoma nos invita a llevar a cabo una cultura de prevención por medio de esta prueba; apoya a las pacientes por medio de especialistas genetistas, realizan un estudio socioeconómico y con base a ello, se determina la ayuda que le brindarán al paciente.

 

El cáncer de mama es hereditario pero no es sinónimo de muerte, puede prevenirse por medio de esta prueba  y también puedes proteger a tu familia por medio de ella.