Una biopsia de encías, también llamada «biopsia gingival», es un procedimiento quirúrgico en el que se extrae un pequeño trozo de tejido gingival para examinarlo a profundidad. La muestra extirpada se envía a un laboratorio de anatomía patológica para su análisis.

El tejido gingival es el encargado de rodear, sostener y proteger a los elementos dentarios. Cuando sufre alguna enfermedad o daño, el odontólogo puede sugerir la realización de una biopsia.

Este estudio exhaustivo de los tejidos, en conjunto con otros métodos complementarios como las radiografías, las tomografías y las resonancias magnéticas, permiten arribar a un diagnóstico certero del problema que afecta a esta región. ¿Te interesa saber más al respecto?

¿Por qué se debe realizar una biopsia de encías?

Un odontólogo recomendará la realización de una biopsia de encías en busca de tejido anormal o sospechoso. Esta prueba permite diagnosticar con más precisión aquellas alteraciones en las que la clínica no es clara. Algunas de las situaciones en las que se recomienda son las siguientes:

Ulceras, llagas o lesiones en la encía que duren más de dos semanas.
Agrandamiento e hinchazón que no desaparece.
Parches blancos o rojos sobre el tejido gingival.
Cambios en las encías que causan movilidad dentaria o desestabilidad de las prótesis dentales.
Como control del estadio de un cáncer de encía preexistente. Esto se realiza junto a pruebas por imágenes que incluyen radiografías, resonancias magnéticas y tomografías computarizadas.

Biopsia de encías: ¿qué tipos hay?

La biopsia de encías es un procedimiento médico que permite analizar una muestra de tejido gingival. Sin embargo, en función de cómo se hace la muestra, hay diferentes tipos. A continuación, los compartimos en detalle.

Biopsia por incisión
Es el tipo de biopsia de encías más común y utilizada. Consiste en cortar y extraer una porción de tejido sospechoso para enviarlo a un análisis. El patólogo lo examinará con microscopio para determinar el tipo de células presentes, su origen y si hay alteraciones compatibles con cáncer.

Biopsia por escisión
En este caso, el cirujano extirpa por completo una lesión o un tumor presente en el tejido gingival. Se suele utilizar para extraer la totalidad de lesiones pequeñas y de fácil acceso. A su vez, es común que en la cirugía se quite parte del tejido sano que rodea la zona. El material extirpado también se envía a analizar.

Biopsia percutánea
Las biopsias percutáneas son aquellas en las que el médico se vale de la inserción de una aguja a través de la piel para la extracción del material. Se pueden realizar con agujas finas o gruesas.

Con aguja fina: útil para lesiones de fácil acceso que se pueden ver y palpar.
Con aguja gruesa: en aquellos casos en los que el acceso está comprometido. Permite tomar más cantidad de tejido que la anterior.

Biopsia con cepillo
Este es un método no invasivo, pues la recolección de tejido se hace frotando con fuerza un cepillo contra la lesión de la encía. El material recolectado y el cepillo se envían al laboratorio para un análisis inicial.

En general, es útil para aquellos casos en los que la sintomatología no requiere una biopsia más invasiva de manera inmediata. Si los resultados muestran células sospechosas, atípicas o cancerosas, la confirmación del diagnóstico deberá hacerse con una biopsia por incisión o percutánea.

Preparación y forma en que se realiza la biopsia de encías
La biopsia de encías es un procedimiento que, a menudo, sucede de manera ambulatoria en un hospital o en un consultorio. La puede concretar un médico, un dentista, un periodoncista, un estomatólogo o un cirujano.

Antes de realizar la intervención es necesario preparar y programar la misma. El médico puede que dé algunas instrucciones y cuidados previos, suspenda alguna medicación de uso habitual, pida análisis complementarios e indique un ayuno de algunas horas.

Es importante que el paciente le comente a su profesional de cabecera si utiliza medicación recetada, de venta libre o de origen naturista, ya que el uso de algunos principios activos puede interferir con los resultados de la biopsia.

¿Cómo se realiza el examen?

En primer lugar, el médico esteriliza el tejido de las encías con un antiséptico tópico. Luego, adormece la zona inyectando un anestésico local o rociando un analgésico. A veces, es necesario usar un retractor de mejillas para mejorar la visibilidad y acceder mejor al área quirúrgica.

En casos de lesiones ubicadas en zonas de muy difícil acceso o en pacientes con algún impedimento especial, se puede realizar la intervención bajo anestesia general, pero no es lo más común.

Cuando el paciente ya no tenga sensibilidad en la zona, se procederá a extraer el tejido. Si bien no se percibe dolor, pueden sentirse tirones o presiones. Como ya mencionamos, existen diferentes tipos de biopsias y la toma de material será diferente para cada una de ellas. Veamos en detalle.

Biopsia por incisión y por escisión: se realiza un corte a través de la piel para retirar el tejido. En ocasiones es necesario detener el sangrado con electrocauterización, que es el uso de láser o corriente eléctrica para sellar los vasos sanguíneos. Al finalizar se sutura.
Biopsia percutánea: si se realiza con aguja fina, el médico inserta la aguja a través de la lesión y aspira algunas células. Lo puede repetir en diferentes puntos de la zona afectada. Si se realiza con aguja gruesa, el profesional presiona la aguja contra el área afectada y esta corta una sección de la piel, tomando un trozo del área que contiene un núcleo o grupo de células. Suelen cicatrizar sin problemas y no requieren suturas.
Biopsia con cepillo: en este caso, el anestésico local no es necesario. El médico frota un cepillo contra la lesión. Puede generar una leve molestia y sangrado, pero al no ser invasiva no requiere sutura.
La muestra tomada, en todos los casos, se envía al laboratorio para su análisis y solo resta esperar los resultados.

 

Recuperación

Luego de la cirugía, el adormecimiento causado por la anestesia irá desapareciendo de manera gradual. Ese mismo día se puede retomar la alimentación y las actividades cotidianas.

Mientras el tejido se recupera, el sitio de la biopsia se puede sentir dolorido y sensible por unas jornadas más. El médico puede indicar evitar el cepillado dental en esa zona para favorecer la cicatrización. Si se realizaron puntos de sutura, a la semana después de la cirugía se retiran.

Riesgos de la biopsia de encías

Las complicaciones luego de una biopsia de encías no son muy frecuentes. Aún así, existen dos riesgos graves, como la infección del tejido gingival y la hemorragia prolongada. Es importante que el paciente se comunique de inmediato con su médico si luego de la cirugía presenta los siguientes síntomas:

Dolor intenso que no calma.
Sangrado excesivo en el sitio de la biopsia.
Hinchazón de las encías.
Fiebre y escalofríos.

¿Qué puede indicarme un resultado anormal en una biopsia de encías?

El patólogo que analiza la muestra identifica signos de cáncer y otras anomalías presentes, y realiza un informe para el médico. Cuando llegan los resultados de la biopsia de encías, estos ayudan al profesional, junto con los demás métodos complementarios, a llegar a un diagnóstico.

El resultado anormal más común de una biopsia es la presencia de cáncer. El médico podrá elegir el tratamiento más adecuado según la etapa oncológica. Un diagnóstico temprano permite actuar con rapidez y mejorar la tasa de supervivencia.

Como ya aclaramos, los resultados de la presencia de células cancerosas o precancerosas obtenidos de una biopsia con cepillo se deben confirmar con una biopsia por incisión o percutánea. Pero además del cáncer, existen otros resultados anormales posibles.

Púrpura trombocitopénica trombótica (PTT): se trata de un trastorno de la coagulación de la sangre que puede ocasionar sangrado gingival. Es poco común y potencialmente mortal.
Amiloidosis sistémica: es una afección en la que se acumulan amiloides (proteínas anormales) sobre los órganos y se diseminan por distintas partes del cuerpo, como las encías.
Úlceras bucales no cancerosas: en muchos casos se puede determinar la causa que las origina.
Infecciones bucales benignas.

Una biopsia de encías a tiempo mejora el pronóstico

Una biopsia en un procedimiento quirúrgico rápido, simple y que puede ayudar a detectar un problema de salud grave, como es el cáncer. Planificar el procedimiento con un médico de confianza y realizarlo de manera precoz evitará que una lesión peligrosa siga avanzando.

Concurrir de manera periódica al odontólogo es fundamental. Esto permite identificar cualquier anormalidad en la boca para actuar de manera rápida. Asimismo, ayuda a evitar tratamientos más desagradables o consecuencias graves para la vida futura.