La tasa de desempleo en México se situó en 4.2 por ciento en el tercer trimestre de 2021, una reducción de un punto porcentual frente a la de 5.2 por ciento del mismo lapso de 2020, impactado duramente por la pandemia, indicó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

“Con series desestacionalizadas, en el trimestre julio-septiembre de 2021 la tasa de desocupación se redujo en 0.2 puntos porcentuales frente a la del trimestre inmediato anterior”, agregó el Inegi en su informe.

Durante el trimestre de referencia la población económicamente activa (PEA) del país llegó a 58.3 millones de personas, cifra superior en 4.7 millones de personas respecto al mismo trimestre de un año antes.

La PEA representó 59.4 por ciento de la población de 15 años y más.

La población ocupada fue de 55.8 millones de personas, un aumento de 5 millones frente al tercer trimestre de 2020.

“En el tercer trimestre se estima una población de 15 años o más de 98.1 millones de personas en México, de los cuales 58.3 millones son económicamente activas (55.8 millones ocupadas y 2.5 millones desocupadas) y 39.8 millones no lo son”, destacó Julio A. Santaella, presidente del Inegi, en su Twitter.

Dentro de la PEA, la población ocupada se ubicó en 95.8 por ciento en el tercer trimestre de 2021.

La población subempleada, la que declaró tener necesidad y disponibilidad para disponer más horas de trabajo que las que su ocupación actual le permite, representó 12.9 por ciento del total de la ocupada, un nivel inferior en cuatro puntos porcentuales al mismo mes de 2020.

Por sectores e informalidad

La encuesta también contabilizó 31.4 millones de trabajadores informales en el tercer trimestre de 2021, un incremento de 3.9 millones de personas comparadas con igual trimestre de 2020.

De esta manera, la tasa de informalidad quedó en 56.3 por ciento, un nivel 2.1 puntos porcentuales superior al 54.2 por ciento del mismo lapso de 2020.

Al considerar a la población ocupada con relación al sector económico en el que trabajan, 6.9 millones de personas (12.4 por ciento del total) trabajan en el sector primario, 13.9 millones (24.8 por ciento) en el secundario o industrial y 34.7 millones (62.1 por ciento) están en el terciario o de los servicios.

El restante 0.7 por ciento no especificó su actividad económica.

Mientras que 67.9 por ciento son trabajadores subordinados y remunerados; 22.8 por ciento trabajan por su cuenta, sin emplear personal pagado; 5 por ciento son propietarios de los bienes de producción, con trabajadores a su cargo y 4.3 por ciento son trabajadores que no reciben remuneración.

Además de acumular cerca de 295 mil muertos, la cuarta cifra más alta del mundo, la crisis de COVID-19 provocó en México una contracción de alrededor de 8.2 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

El Gobierno mexicano pronostica un repunte de más de 6 por ciento del PIB para este 2021 con la promesa de recuperar el nivel de empleo previo a la pandemia a finales de año.