A dos años del socavón del Paso Exprés de Cuernavaca, Morelos, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) que está a cargo Javier Jiménez Espriú, ordenó un nuevo peritaje respecto de estado que guarda la totalidad de la obra, informaron fuentes de la dependencia y de Caminos y Puentes Federales (Capufe).

Explicaron que lo anterior responde a que las lluvias han destapado la presencia de nuevas fracturas y fisuras en la estructura y que incluso se ha reconocido la necesidad de que, en poco tiempo, se requiere de mantenimiento mayor en ciertos tramos, como es el caso de Puente Palmira o Distribuidor Vial Palmira.

Recordaron que a raíz de la grieta de 200 metros, que en junio pasado se presentó sobre un de los muros de contención a la altura del kilómetro 84+300, del Cuerpo B, en la dirección de Acapulco hacia México, se observó la necesidad de realizar todo un estudio, mismo que ya ha sido encargado a una empresa especializada.

Los expertos consultados reconocieron que el Paso Exprés se podría convertir en la “obra más parchada” en la historia de la obra pública, ya que hasta el momento sólo se le han aplicado paliativos, cuando incluso se reconoce la necesidad de mantenimiento mayor.