Autoridades estadounidenses informaron que reabrirá en noviembre fronteras terrestres a viajes no esenciales; exigirán vacunación contra COVID-19.

El Gobierno de Estados Unidos anunció en septiembre que permitirá a partir de comienzos de noviembre la entrada en el país de los viajeros internacionales, incluidos los de la Unión Europea (UE), el Reino Unido, China y Brasil, que estén vacunados con el esquema completo.

Los viajeros deben mostrar prueba de vacunación y un test negativo realizado tres días antes del viaje, indicó Jeff Zients, jefe del equipo de respuesta contra la COVID-19 de la Casa Blanca en conferencia de prensa virtual.

Según los funcionarios, a los viajeros que ingresen a los Estados Unidos en vehículo, tren y ferry se les preguntará sobre su estado de vacunación como parte del proceso estándar de admisión de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos a discreción de los oficiales, se verificará la prueba de vacunación de los viajeros en un proceso de selección secundario.

Estas restricciones de viaje, aplicadas inicialmente por Donald Trump, estaban en vigor desde el inicio de la pandemia en 2020 y habían sido mantenidas por el actual mandatario, Joe Biden.