El denominado arte urbano moderno se asentó en los años 60 del siglo XX. En ese momento los temas de actualidad se asociaban con etiquetas o se reflejaban en esténciles, carteles o murales. Con el paso del tiempo se convertirían en una auténtica revolución artística; la más importante de finales del siglo pasado. Posteriormente, durante las décadas 70 y 80 su evolución fue constante rellenando muros y espacios públicos hasta consolidarse de manera definitiva en la década de los 90, bajo el nombre de arte urbano o arte callejero.

Solo en 2002, el Centro de Física Aplicada y Tecnología Avanzada de la UNAM comenzó a fabricar la pintura grafiti, como la conocemos hoy en día, a gran escala. Este arte, cuya inspiración es el entorno callejero con detalles y mensajes, cada vez más sofisticados, es una manera de expresar el arte popular, sin quedar limitado al interior de una galería o formar parte de una colección privada.

Igualmente, las temáticas sociales se ven reflejadas en murales públicos; entendiendo el grafiti como arte.

El colectivo Boa Mistura, con un enfoque claramente creativo, surgió en el año 2001 en Madrid y está compuesto por cinco artistas. Estos cinco artistas, cuyos orígenes arrancan en el graffiti, son ilustres licenciados en publicidad, bellas artes, arquitectura e incluso hay un ingeniero de caminos.

En Boa Mistura consideran su arte como una forma de transformar las calles y fomentar la unión entre las personas. Realizan sus obras en superficies públicas mayormente y su mensaje son citas e inspiraciones alegres difundidas en diferentes lenguas y culturas.

Sus principales obras han sido realizadas en Madrid, Sudáfrica, Noruega, EE. UU, UK, Chile, México, Panamá, Colombia, Cuba, Serbia, Kenia, Berlín, Sao Paulo, París, Nueva Delhi y
Panamá. Asimismo, han colaborado en diferentes obras sociales junto a diversas asociaciones, como ONCE o CRUZ ROJA y asistido a conferencias en Universidades; de Madrid, Cuenca, Sevilla y Alcalá de Henares.

¿En qué consiste el proyecto El Patio del Tiempo?

Recientemente han realizado en Málaga una gran obra de arte: “El Patio del Tiempo”, una superficie de 400 metros cuadrados, junto a una conocida marca de bebidas. En el suelo del patio de la Biblioteca de la Térmica han desarrollado su trabajo como si de un gran lienzo se tratara. Según las palabras de este grupo de artistas, las personas acostumbran a mirar las obras de arte de manera vertical. De este modo, al observar la obra en horizontal supone observar otra dimensión del espacio, que invita a transitarla y en cierta forma interactuar con ella.

Asimismo, estos grafiteros sofisticados han contado con la colaboración de periodistas, estudiantes de arte y artistas emprendedores locales; formando parte de esta gran obra de pintura colaborativa.