En razón de que la Ciudad de México se encuentra en semáforo rojo por la epidemia de covid-19, un tribunal judicial decidió posponer hasta nueva fecha la audiencia intermedia programada para el 15 de enero de este año y en la que el ministerio público federal presentaría evidencia contra la exsecretaria de desarrollo social, Rosario Robles por el delito de uso indebido del servicio público.

Luego de que el Consejo de la Judicatura Federal (CJF) resolvió suspender los plazos de ley en aquellos estados del país donde prevalezca el semáforo rojo, el juez de control Ganther Villar Ceballos adscrito al Centro de Justicia Penal Federal en el reclusorio sur aplazó la audiencia y hasta este momento no ha emitido un acuerdo con la nueva fecha y hora para desarrollar la diligencia relacionada con la acusación contra Robles Berlanga por ser omisa en el presunto desvío de 5 mil millones de pesos del presupuesto federal en el sexenio pasado.

Se espera que la nueva calendarización de la audiencia se dé a conocer una vez que el Consejo de la Judicatura Federal resuelva reactivar los plazos de ley en los juicios y procedimientos legales al momento en que los niveles de contagio del covid-19 hagan posible migrar al semáforo naranja en los lugares donde se suspendieron los términos.

Al tiempo, trascendió que la defensa de la ex secretaria de desarrollo social y la propia inculpada siguen en pláticas y negociaciones con la Fiscalía General de la República (FGR) para alcanzar un acuerdo que la convierta en testigo colaborador dentro de la llamada estafa maestra y que la llevaría a permanecer en prisión varios años más.

Al acudir en noviembre pasado ante la Fiscalía General de la República (FGR) mediante sus abogados, la ex funcionaria federal manifestó en su solicitud para obtener un criterio de oportunidad estar en posibilidades de acreditar la relación de ex colaboradores en conductas indebidas, como por ejemplo el ex oficial mayor de la otrora Sedesol, Emilio Zebadúa.