Para el presidente Andrés Manuel López Obrador, los gobiernos no deben usar toques de queda ni la fuerza contra las protestas surgidas a raíz de la pandemia.

En su discurso ante líderes de los 20 países más desarrollados del mundo (G20), señaló que todas las medidas que planteen los gobiernos deben apelar a la responsabilidad de la población.

Garantizar ante toda circunstancia la libertad y abandonar la tentación de imponer medidas autoritarias, como el confinamiento excesivo o el toque de queda. Nada por la fuerza, todo por el convencimiento y la razón”, sentenció vía internet. Planteó que la salud es un derecho humano que debe ser gratuito para quien no pueda costearla.

López Obrador también insistió en que los gobiernos no deben contratar deuda para afrontar la pandemia, pues eso iría en contra del futuro de las economías de los países que así lo decidan.

El rescate económico debe hacerse de abajo hacia arriba. Primero ayudar a los pobres y no centrar las acciones gubernamentales sólo en destinar fondos públicos a empresas o instituciones financieras en quiebra”, puntualizó el Presidente.

Para el presidente Andrés Manuel López Obrador, los gobiernos no deben hacer uso de la fuerza o de los toques de queda para afrontar el confinamiento y las protestas surgidas a raíz de la pandemia de covid-19.

En su intervención en la reunión virtual del Grupo de los 20 países más desarrollados del mundo (G20), el titular del Ejecutivo federal señaló que todas las medidas que planteen los gobiernos deben apelar a la responsabilidad de la población.

Confiar más en la responsabilidad de la gente, garantizar ante toda circunstancia la libertad y abandonar la tentación de imponer medidas autoritarias, como el confinamiento excesivo o el toque de queda. Nada por la fuerza, todo por el convencimiento y la razón”, sentenció el Presidente en su mensaje al G20 desde el Palacio Nacional.

Reiteró su planteamiento de que la salud es un derecho humano que debe ser gratuito para aquellas personas que no pueden costearla.

La salud es un derecho humano fundamental que el Estado tiene que garantizar haciendo a un lado el afán de lucro. La atención médica, las vacunas y las medicinas deben ser gratuitas y de aplicación universal, como lo establece la resolución de México aprobada en la ONU, casi por unanimidad, con 179 países a favor”, apuntó.

Planteó también la necesidad de prevenir la aparición de enfermedades que han provocado la agudización de los síntomas del covid 19, como la hipertensión y la diabetes.

Hizo hincapié en la importancia de la familia para proporcionar cuidados a quienes padecen el nuevo coronavirus, que es insustituible.

Considerar a la familia como la principal institución de seguridad social, evitar su desintegración y no abandonar a los adultos mayores en albergues o asilos que, por confortables que sean, nunca suplirán el amor que ofrecen los seres queridos”, propuso.

En el quinto de los puntos planteados a sus homólogos, López Obrador insistió en que los gobiernos no deben contratar deuda para afrontar la pandemia, pues eso iría en contra del futuro de las economías de los países.

El rescate económico debe hacerse de abajo hacia arriba. Primero ayudar a los pobres y no centrar las acciones gubernamentales sólo en destinar fondos públicos a empresas o instituciones financieras en quiebra.

No convertir las deudas privadas en deuda pública. Evitar el endeudamiento, sobre todo si es en beneficio de pocos y a costa del sufrimiento de muchos y de las nuevas generaciones”, puntualizó.

En su mensaje, estuvo acompañado de los secretarios de Relaciones Exteriores, Salud, Hacienda, Economía y del subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell. El mandatario mexicano tendrá otra intervención en la reunión virtual del G20 este domingo.