El Congreso de Nayarit aprobó por mayoría la inhabilitación del exmandatario de la entidad, Roberto Sandoval, por 12 años, 10 meses y 15 días para ocupar cualquier cargo público e inició un juicio político en su contra.

La sanción se debe a que durante su gestión el nayarita supuestamente se entrometió en las elecciones locales del 2017, utilizando programas sociales para comprar votos y apoyar a los candidatos del PRI.

A Sandoval además se le acusa de entregar una Notaría Pública a Roy Rubio Salazar, quien en aquel momento era el titular de la Auditoría Superior del Estado de Nayarit (ASEN) y de violentar el principio de neutralidad y equidad electoral.

Durante la sesión en el Congreso local que duró más de tres horas 23 diputados votaron a favor y 5 en contra. Los legisladores que votaron en contra del dictamen son todos de la fracción parlamentaria del Partido Revolucionario Institucional (PRI), al igual que Sandoval.

De acuerdo con el panista Leopoldo Domínguez González, presidente del Congreso, el proceso contra Sandoval se trata de un juicio político y no penal. Además agregó que recibieron una carta por parte de la defensa de Sandoval en donde les informaron que no asistirían porque no había las condiciones para hacerlo.

El dictamen aprobado por el pleno se analizará en una comisión de enjuiciamiento integrada por los legisladores Eduardo Lugo López, Heriberto Castañeda Ulloa y Juan Carlos Covarrubias García, quienes decidirán las sanciones contra el exgobernador.