El ex Gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, habría ofrecido entregar pruebas a la Fiscalía General de la República (FGR) sobre el dinero procedente del estado que desvió a la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto en 2012, según informó el diario Reforma.

De acuerdo con el medio, el pasado mes de julio, el ex mandatario envió una solicitud de criterio de oportunidad a la FGR, en la que pidió que a cambio de los datos y pruebas que proporcionaría, no fueran utilizadas en contra de sus ex colaboradores.

En dicha solicitud, Duarte de Ochoa ofreció declarar en contra de Peña Nieto y de algunos de sus “colaboradores”, a quienes también habría entregado dinero con fines electorales. Dicha solicitud no ha sido respondida.

Fuentes citadas por Reforma, señalaron que la Fiscalía está esperando que el veracruzano presente la evidencia que tiene para que sean valoradas, así como su solicitud de criterio de oportunidad.

El reportero Abel Barajas explicó que los delitos electorales que podrían sumarse al caso “tienen en promedio un plazo 5 años de prescripción y el caso que plantea a la Fiscalía refiere hechos ocurridos hace 7”.

Explicó que en 2012 el PRD acusó sobre un supuesto financiamiento del ex Gobernador a la campaña por la Presidencia de EPN. Esto, luego de que la entones Procuraduría General de la República (PGR) incautara 25 millones de pesos en efectivo a dos trabajadores de Duarte en el Aeropuerto Internacional de Toluca.

En el caso de que Duarte obtuviera dicha “inmunidad penal” únicamente aplicaría en donde inculpa al ex Presidente Peña Nieto, por lo que no tendría incidencia en el expediente federal ni en lo otros dos procesos por delitos del fuero común que enfrenta.

Reforma recordó que anteriormente el ex Gobernador había acusado al Peña Nieto pero no como el beneficiario de probable acto de corrupción.

Durante una entrevista para el diario nacional, Duarte de Ochoa aseguró que Peña le regaló “una suma de dinero” para ayudarlo mientras se encuentra en prisión, algo que el mandatario calificó como “cargos de conciencia”.

Posteriormente, ese dinero lo habría utilizado para pagar a Alberto Elías Beltrán, ex encargado del despacho de la PGR, para que dejara en paz a su familia y reclasificara el delito de delincuencia organizada.