El Instituto Nacional Electoral (INE) impuso tutela preventiva a 63 servidores públicos tras “promoverse y beneficiarse” de la contingencia sanitaria provocada por la pandemia de COVID-19.

En sesión virtual, integrantes de la Comisión de Quejas y Denuncias del INE analizaron los casos de 63 funcionarios de 22 entidades federativas, quienes entregaron insumos, en los primeros tres meses de la contingencia, promocionando de forma directa su imagen “para promoverse y beneficiarse”.

La falta no constituye en distribuir bienes o en ser solidarios con las personas que se encuentran en vulnerabilidad, sino en aprovechar las circunstancias para promoverse y beneficiarse, seguramente aspirando a algún cargo político en las próximas elecciones”, dijo el consejero Jaime Rivera.

Ante dicha situación, los consejeros aprobaron por unanimidad imponer una tutela preventiva para recordarles sus obligaciones constitucionales, toda vez que las medidas cautelares ya no son posibles, pues se trata de hechos consumados.

Que bueno que los servidores públicos sean solidarios, pero hacer de la solidaridad o de la ayuda un medio de promoción política simplemente está prohibido por la Constitución”, agregó Rivera.

La consejera Adriana Favela detalló que hay 45 casos más que se desahogan en los institutos electorales locales, lo que evidencia una práctica generalizada ante la proximidad de las elecciones.