En entrevista con medios nacionales, el titular de la Dirección General de Sitios y Monumentos del Patrimonio Cultural dio a conocer que, tras el sismo del pasado 23 de junio, pequeños daños se hicieron presentes en la estructura de la Catedral Metropolitana de CDMX, sin embargo se sumaron a las ya ocasionadas por el sismo de 2017 y 2018.

Por lo anterior iniciarán las labores de restauración:

“Los daños que hubo en el conjunto catedralicio fueron menores, pequeños desprendimientos de aplanados de la techumbre al interior de la bóveda del templo, fuera de eso, no encontramos mayores daños”, declaró Arturo Balandrano.

“El equipo técnico del Instituto de ingeniería de la UNAM y personal de la Secretaría de Obras de la Ciudad de México fueron ayer miércoles para verificar el inmueble y encontraron que las grietas que ya teníamos detectadas del sismo de 2017, se activaron nuevamente, pero sin afectar al monumento”, agregó.

Por lo anterior, 20 millones de pesos del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) y otros 54 millones que obtuvo el Instituto Nacional de Antropología e Historia del Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden), se destinarán para la misma restauración.