El CCE explicó que la declaración de emergencia debido al coronavirus, que se amplió las medidas preventivas hasta el 30 de abril, traerá como consecuencia la afectación de la generación de ingresos en personas físicas y morales.

A través de un comunicado el Consejo explicó que por las circunstancias que se viven, los contribuyentes se han visto afectados.

Ante esto pidió al gobierno mexicano seguir las recomendaciones de la Organización para Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) como diferimiento de pagos de cuotas en materia de seguridad social respecto de sus trabajadores y de pagos de cuotas en materia de seguridad social.

Entre ellas se encuentra el diferimiento o condonación de pagos de impuestos; la eliminación de pagos anticipados a cuenta de impuestos finala o en su caso el poder ajustarlos a la realidad que están viviendo las empresas con esta crisis.