Campesinos del Ejido de los Guajes de Ayala en el Municipio de Coyuca de Catalán, Guerrero, acusaron al encargado del despacho de la delegación de la Procuraduría de Protección al Ambiente (Profepa) de permitir que un grupo de personas saqueen los recursos naturales de la Sierra, lo que ha provocado desplazamiento de familias, desapariciones y asesinatos.

En un documento suscrito por los ejidatarios, denuncian que desde el 31 de marzo del 2020 entregaron un oficio al subdelegado jurídico de la Profepa en Guerrero, Víctor Manuel García Guerra, dándole a conocer el saqueo de los recursos maderables en la parte de esta región de la Sierra.

Los campesinos aseguran que el encargado de despacho de la delegación de la Profepa, Omar Magallanes Telumbre, no ordenó parar el saqueo con lo que lo hace ver que es cómplice de los grupos de la delincuencia que se han dedicado al tráfico de madera en rollo en la región de la Costa Grande.

Señalaron que incluso el funcionario federal se ha negado visitar este territorio de la Sierra para levantar un acta de verificación de los hechos.

En el documento, que dieron a conocer los campesinos y autoridades del ejido Guajes de Ayala, recordaron que el 21 de mayo del 2021 fue asesinado a balazos el comisario de la comunidad de Jaleaca de Catalán, del municipio de Chilpancingo, Mario Arcos Fuentes como represalia de haberse opuesto al saqueo de los recursos naturales y denunciar la complicidad de las autoridades de la Profepa y de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semaren) estatal.

Semanas antes de que el comisario Mario Arcos fuera asesinado, encabezó una protesta y retención de ocho funcionarios federales y estatales en Jaleaca para exigir a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) la cancelación de un permiso de explotación de recursos naturales que autorizó el 15 de febrero del 2019.

También el comisario de la comunidad de Las Conchitas, del Municipio de San Miguel Totolapan, Carlos Márques Oyórzabal, fue asesinado y descuartizado por un grupo de la delincuencia por haber denunciado el saqueo de los recursos maderables en la Sierra, señalan los ejidatarios de Guajes de Ayala.

El 9 de junio del 2021, ejidatarios del Ejido El Carrizal, del Municipio de Coyuca de Catalán, denunciaron al encargado de despacho de la delegación de la Profepa, Omar Magallanes, y autoridades de la Semarnat de tramitar de remisione forestales para el traslado de productos maderables.

“Es evidente que los funcionarios de la Profepa y Semarnat se prestan para favorecer el robo de los recursos naturales en toda la Sierra de Guerrero a cambio de moches económicos”, señalan en su documento los campesinos y ejidatarios del Ejido de Guajes de Ayala.

Aseguran que este grupo delictivo que opera en esa zona de la Sierra saqueando los recursos naturales ha provocado que desde hace dos años a la fecha mil personas, mujeres, niños, ancianos y hombres de esa región se encuentren desplazadas de sus comunidades.

El documento de los habitantes de Guajes de Ayala es dirigido a las autoridades de los Gobiernos federal y estatal para que resuelvan este problema.

Por razones de seguridad, los líderes del ejido y habitantes pidieron que se omitiera sus nombres.