El director ejecutivo de la corporación de financiamiento del Desarrollo Internacional de Estados Unidos (DFC), Adam Boehler, firmó este viernes una carta de intención para invertir 632 millones de dólares en un ducto de gas natural desarrollado por la compañía Rassini en algunos estados del sur de México.

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, y el embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau, atestiguaron este acuerdo que buscará explorar oportunidades de inversión por parte del sector privado y fomentar el desarrollo al sur del país.

La inversión que realizará la compañía Rassini atenderá entidades como Oaxaca, con la posibilidad de expandirse a otros mercados de la región en el futuro.

“El proyecto estimulará el crecimiento económico en esa región, respondiendo a las crecientes necesidades de energía y apoyando el desarrollo del sector privado en la industria del petróleo y el gas”, destacó Boehler.

El director de DFC agregó que la inversión del sector privado es esencial para promover el desarrollo de comunidades prósperas, estables y seguras en todo México, por lo que este oleoducto fomentará el desarrollo en el sur del territorio mexicano al tiempo que fortalecerá la seguridad energética y facilitará el comercio.

“Estos avances acelerarán el crecimiento económico y crearán oportunidades transformadoras en el sur de México para mejorar la calidad de vida”, señaló.