En la región fronteriza de Tamaulipas, ante la situación critica por las medidas sanitarias, los dueños de bares y cantinas pronostican un panorama difícil en lo que resta del año ante las bajas expectativas de crecimiento económico y empleo para toda la ciudadanía.

René Molano Moreno, presidente de la Asociación de Bares y Cantinas del Centro de Nuevo Laredo y comerciantes del Centro Histórico, manifestó que, aunque y pudieran abrir, muchos no podrían subsistir con el porcentaje mínimo de entradas a estos centros, ya que son medidas que no se toman con los debidos estudios que deben desarrollarse a fin de poder realmente reactivar la economía en todos los sectores de la población, sin descuidar la atención de la salud.

El dirigente, dijo “seria difícil porque abriríamos al 25 por ciento, la realidad es que la economía esta muy mal, no tendríamos muchos clientes, prácticamente este 2020 ya lo damos por perdido”, Explicando que en un principio no veían tanto problema ya que confiaban en que solo fueran los 40 días, pero después de 6 meses la situación cambio demasiado y no se observa ningún plan congruente de la autoridad.

Molano Moreno, destaco “nos imaginábamos mes y medio, podíamos pagar los sueldos de los empleados, pero después de eso muchos tuvimos queì despedir gente porque no estamos recibiendo ingresos, nosotros peleábamos que se quitara la ley seca porque no le veíamos sentido y por uno o dos días, nos iba mal ¿ahora imagínate 6 meses?”, por lo que no existe conciencia entre los funcionarios estatales que llevan a cabo la situación de la epidemia y solo empeoran los problemas.

Agrego, que de igual manera tienen queì pagar los gastos de los locales, aunque en ese sentido, dijo que los que rentan, han sido comprensivos ante la situación que se vive, contemplando que la situación pueda mejorar el próximo 2021, pero para esto esperan apoyo de las autoridades Municipales, Estatales, ya que la Federación no ha dado muestras de quererlos respaldar.