México debe establecer una estrategia nacional que incluya “blindar” la frontera sur del país para cerrar el paso a los indocumentados que utilizan el territorio nacional como paso para llegar a Estados Unidos y no dejar este problema como un temas exclusivo a los estados fronterizos, consideró el Delegado de la Secretaría de Gobernación (SEGOB) en Tamaulipas, Rabindranath Juárez Mayorquín.

Entre enero y febrero, cerca de mil migrantes fueron rescatados “de los polleros” en territorio tamaulipeco procedentes de países como Guatemala, Honduras y El Salvador principalmente, lo que pone al descubierto lo endeble de los filtros migratorios del sur del país y de la efectividad con la que operan los módulos y retenes del Instituto Nacional de Migración (INM).

Hace menos de 48 horas, se fraguó en Tamaulipas uno de los rescates más grandes de los últimos días, se trató de 103 indocumentados centroamericanos que fueron abandonados en la caja de un tráiler, en las inmediaciones de Camargo, tras un largo viaje que inició en Quintana Roo.

“La prevención tendría que ser en la frontera sur del país y estos trabajos competen de igual forma al Instituto Nacional de Migración, esto representa una oportunidad de fortalecimiento”, explicó el delgado tras subrayar “hay que reconocer que esos esfuerzos no únicamente competen a una frontera, sino a una estrategia nacional”.

Por lo que toca a Tamaulipas indicó que se seguirá trabajando en el tema de manera coordinada con las autoridades federales, estatales y municipales para no solamente asegurar a los migrantes y detener a las bandas de “polleros”, sino brindarles el auxilio necesario a los indocumentados que son trasportados en condiciones que inclusive ponen en peligro su vida.

“Lo que nosotros estamos haciendo en Tamaulipas son operativos puntuales, estamos haciendo puntos de verificación estratégica y sobretodo no solamente del aspecto legal de reconocimiento sino también de auxilio para estas personas”.