Los robos en la ciudad se han mantenido de acuerdo al reporte que se emite en las juntas de Coordinación de Seguridad, sin embargo, el municipio considera que 150 policías para vigilar la zona urbana y rural, son insuficientes.
Al respecto, Cuauhtémoc Zaleta Alonso, secretario del Ayuntamiento de Altamira, reconoce que los robos en la ciudad se mantienen, pese a la pandemia: “No ha habido incremento, se mantienen, con mínimo nivel a la baja. Los casos de violencia intrafamiliar se han incrementado”.
Esto, resulta positivo en gran medida, pues, la coordinación de las fuerzas especiales a nivel federal y estatal han rendido frutos para efectuar la vigilancia en la zona urbana y prevenir robos a casas habitación y negocios.
Aunque, considero que los robos perpetrados en la zona centro causó alerta y fue discutido en la pasada reunión de seguridad, con la finalidad de que la Policía Estatal Acreditable y la Guardia Nacional redoblen la inspección a pie y en las distintas unidades.
Sobre el reclamo de los comerciantes, dijo que la petición de redoblar la inspección en la noche y madrugada será replanteada a las autoridades en la próxima reunión de seguridad.
Aunque, aseguró que tener en su haber 150 policías y 4 unidades son insuficientes para efectuar los rondines en la zona urbana y rural, ya que imposibilita el arribo oportuno en caso de una situación de riesgo.
Caleta Alonso, subrayó que para contar con una mayor seguridad se requiere de 500 policías y de vehículos para establecer zonas y atender los problemas que se susciten: “Necesitamos de 500 policías por lo menos y 700 como máximo para lograr la estabilidad en la ciudad. Los elementos actuales cumplen oportunamente con su labor”.