Los regidores priistas, Martha Alicia Jiménez Salinas y Rubén Rodríguez López, se olvidaron de su descalabrado partido político, el cual está a la espera de sus participaciones económicas. Ninguno ha pisado instalaciones del PRI en meses.

Cabe hacer mención última vez que ambos regidores priistas pisaron las oficinas del PRI fue durante las elecciones internas para seleccionar un dirigente, pero desde entonces ninguno se ha acercado para ofrecerle un cariñito al partido que los llevó a la posición en que se encuentran.

La secretaria general del comité municipal del PRI, Andrea de la Rosa se limitó a señalar: “sin comentarios, usted sabe que aquí estamos los que verdaderamente queremos al partido, y estamos demostrando que nuestro interés no era económico, sino de amor al PRI”.

Agregó que “sin el apoyo moral de nuestros compañeros y sin los recursos económicos, el partido no se puede levantar; usted y todo mundo sabe en las condiciones que estamos”, agregó la dirigente priista.

Como nunca antes, el comité municipal del Partido Revolucionario Institucional (PRI) ha registrado presencia en estos últimos meses, peses a las condiciones en que se encuentra.

Aunque la secretaria declinó hacer comentarios sobre sus compañeros de partido, sus declaraciones sugestivas y la situación en que se encuentran las instalaciones, reflejan el estado deprimente y anímico de los priistas.

Andrea de la Rosa expuso que algunos de los proyectos para revivir al PRI se han quedado estancados por la falta de apoyo económico, ya que nadie hace aportaciones económicas para concretarlos.

Marta Alicia Jiménez, incluso ha sido diputada local y ha ejercido, además diversos puestos público-políticos, incluyendo delegada del PRI en varios municipios.