Altamira. – De manera conjunta la Policía Estatal y la Comisión Nacional de Derechos Humanos refuerzan acciones para la protección de las familias, a través de pláticas constantes y vigilancia en zonas consideradas con problemas.
Alma Laura Amparán Cruz, presidenta municipal de Altamira, hizo mención que han reforzado las acciones de vigilancia en los sectores considerados como de alto conflicto.
Hizo referencia que los elementos tiene la comunicación directa con directivos de planteles educativos padres de familia comercio establecido a fin de identificar las debilidades en materia de seguridad y reforzarla.
Al referirse a las acciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, la primera autoridad destaca que a partir de este ciclo escolar el personal en coordinación con la dirección de educación llevarán pláticas entre alumnos de nivel básico todo con el fin de reforzar la cultura del respeto desde la niñez.
Con el fomento de este tipo de actividades entre los representantes de los cuerpos de seguridad y de la Comisión Nacional de Derechos Humanos gobierno de Altamira refrenda su compromiso con la sociedad de mantener la comunicación y el diálogo con dependencias relacionadas con los temas de la seguridad y respeto ciudadano.