La Comisión Nacional Forestal lanzó una de sus mayores alertas de los últimos diez años, al pronosticar en el 2021 un virtual “infierno” en una de las temporadas más críticas en incendios de sierras y bosques -que en dos meses ya suman 499- ante el fenómeno climatológico “La Niña”, que alejará las lluvias posiblemente hasta entrada la primavera, incluido Tamaulipas.

En un comunicado, la CONAFOR explica que el país está bajo los efectos meteorológicos mencionados, que hasta ahora ha provocado bajas temperaturas y pocas lluvias en la mayor parte del país, disminuyendo la humedad en las zonas forestales, en una situación similar a la sufrida en 2011.

“Esta sequía atípica incrementa la expansión de los incendios forestales en el territorio”, asienta, problema que ciclicamente afecta en gran medida a Tamaulipas por ser una de las regiones con más densidad boscosa.

El organismo indica en su reporte que para enfrentar esa amenaza ya inició un plan de trabajo conjunto con los diversos órdenes de gobierno y comunidades rurales, en una tarea que llama “de responsabilidad compartida”.

Adelanta la CONAFOR que en la serie de reuniones que lleven a cabo en cada zona boscosa y serrana de México, dará a conocer el Programa Nacional de Manejo del Fuego 2020-2024 que establece las acciones de colaboración encaminadas a reducir el daño a los ecosistemas forestales ocasionado según sus estadísticas, por el factor humano que continúa siendo la principal causa.

En ese sentido, apunta que conforme a los records del Centro Nacional de Prevención de Desastres, 9 de cada 10 incendios forestales en México los causan seres humanos, mientras que apenas el 10 % es por fenómenos naturales.

Como dato estadístico, cita que en 2020 la suma de incendios en el plano nacional alcanzó los 5 mil 913 casos, cifra también manejada por la SEMARNAT.