Altamira. – La sequía acabó de manera importante con los cultivos de temporada y con la pocas ganancias de los agricultores del Sur de Tamaulipas, quienes podrían dedicarse a sembrar ajonjolí y palma de coco.
Gonzalo Alemán Migliolo, secretario de Desarrollo Económico y Agricultura en Altamira, mencionó que se han percatado que productos como el ajonjolí y la palma de coco no requieren de tanta humedad y generan buenas ganancias.
Actualmente y como método experimental hay 400 hectáreas de ajonjolí sembradas en Altamira, buscando promoverlo como cultivo alternativo, que no se vería agravado en caso de tener más años de sequía.
El funcionario, refirió que este cultivo da un rendimiento de 500 a 1,800 toneladas de producto, requiere solo la cuarta parte de agua a comparación de lo que ocupa la siembra de soya y se siembra con una inversión menor.
“Necesita la cuarta parte de agua de lo que necesita la soya en inversión es mucho menos, el productor no gasta en semilla, gasta alrededor de 70 pesos en el tratamiento que se le da a la semilla y más si le sale plaga y todo eso, pero para sembrar no se gasta mas, por hectarea serian 210 pesos”, sostiene.
Hizo referencia que están contemplado la siembra de estos productos para el próximo ciclo e incluso ya se contempló para el presupuesto al campo del 2020.
Puntualizó que hubo un recorte considerable en el recurso que se ejercerá para el campo mexicano donde se restaron 20 mil millones de pesos y no descartó que el próximo año se le reste más a este presupuesto lo que sería una catástrofe para el campo por lo que deben buscar alternativas que evite que los productores se declaren en quiebra.