Velma Vázquez García de 34 años, Berenice Ureta Quezada de 43 y Guillermina Hernández García de 58 tienen más en común de lo que pensaban, su residencia en Reynosa, madres de familia, un día salieron de sus casas y no han regresado.

Sus historias son ampliamente conocidas en Tamaulipas, hoy la psicosis por su desaparición se tornó en tristeza colectiva, una de las tres historias, la de Velma llegó a un trágico desenlace, su cuerpo fue encontrado con el rostro desfigurado por los golpes en una calle muy cerca de una escuela secundaria.

Velma fue vista por última vez el 30 de noviembre en una tienda de conveniencia al sur de Reynosa, cuando pasaron las horas y no regresó a su casa la búsqueda comenzó por todos los medios a los que su familia tuvo alcance, su fotografía en redes sociales se viralizó.

El hallazgo del cuerpo de una mujer en Reynosa conmocionó a la ciudad, no se supo a quien pertenecía hasta casi 24 horas después, la fatal noticia llegó para los familiares de Velma.

Guillermina, reportada como desaparecida desde el 10 de noviembre, cuando salió de su casa rumbo al centro comercial del bulevar Morelos, 20 días después, otra familia en Reynosa activaba la búsqueda de su madre Berenice Ureta, quien el domingo 1 de diciembre salió de casa también a una tienda de conveniencia y ya no regresó.

Este día tras la tragedia, la sociedad reynosense empezó a colocar moños blancos en locales y casas que se ofrecen gratuitamente como refugio para que las mujeres y niñas que se sientan en peligro puedan resguardarse.

Hasta la tarde del jueves, la Alerta de Género no ha había sido activada en la zona, dejando en indefensión a quienes se sienten vulnerables, cabe recordar que esta alerta es un mecanismo que al ponerse en marcha en un estado o municipio en el que existe un peligro inminente para las mujeres por violencia o muerte, activa el incremento de patrullaje, mejoramiento del entorno urbano como el alumbrado público y operativos en transporte público, además del otorgamiento y seguimiento de órdenes de protección en caso de violencia familiar.