Cerca de cinco mil habitantes de diversos ejidos de la región del Altiplano se verán afectados en este próximo periodo de estiaje, pues la falta de agua ha sido un grave problema casi imposible de terminar con este fenómeno.
Sobre todo en las zonas de Jaumave, Palmillas, Miquihuana, Bustamante y Tula, por ser ahí donde más se acentuad dicho padecimiento y que las propias autoridades municipales hasta el momento no han resuelto del todo.
Y es que regularmente para los meses de marzo, abril y mayo es cuando más se reciente este problema como es la falta del líquido, aseguro Griselda Báez Dávila.
En ello habrá de contribuir las pocas precipitaciones pluviales ocurridas en este año pues no han sido suficientes, y eso pudiera ser riesgoso sobre todo cuando se presente la próxima temporada de incendios forestales.
Ante ello, la secretaria general de la CNC en la entidad, también califico como muy lamentable que familias en la mayoría de las ocasiones compartan el agua que almacenan en aljibes con el ganado y que muchas veces este suministro está sucio y se corre el riesgo de adquirir alguna enfermedad.
Lo bueno de todo ello es que en esas fechas de estiaje, el Gobierno del Estado apoya a esta región, al igual que los ayuntamientos realizando la distribución del vital líquido a los ejidos con problema a través de pipas, aunque en algunos casos es imposible dotar a las familias de este suministro por la razón de que se encuentran en zonas alejadas a la cabecera municipal.