Hasta 500 deportados al día ingresan por la frontera tamaulipeca como parte de las redadas que la Patrulla Fronteriza realiza entre la frontera de México con Estados Unidos, informó el representante del Gobierno de Tamaulipas en la zona norte, Francisco Garza de Coss.

Las ciudades donde más deportados son abandonados a su suerte por las autoridades migratorias del vecino país son Reynosa y Nuevo Laredo, seguidas en tercer lugar de Matamoros y luego Río Bravo.

El representante del gobierno tamaulipeco en la zona norte, advirtió que los municipios fronterizos están enfrentando severos problemas presupuestales para hacer frente al fenómeno ocasionado por la política migratoria de Donald Trump.

“Traemos problemas de presupuesto porque los municipios no se prepararon, entonces se están viendo programas adicionales para tener recursos y atenderlos”, enfatizó.

Garza de Coss subrayó que la atención a deportados, sobre todo de los connacionales es prioridad para el gobierno de Francisco García Cabeza de Vaca y así lo ha puesto de manifiesto en las recientes reuniones de la Conago con gobernadores fronterizos.

Lo que se espera en este momento es el rescate del Gobierno Federal para que a la par de los municipios y el estado puedan darle la atención debida a los migrantes y con nacionales qué son deportados y abandonados en los cruces fronterizos de Tamaulipas.

Una de las exigencias del gobierno de Tamaulipas con las autoridades diplomáticas de Estados Unidos es que las deportaciones que se realicen por la frontera tamaulipeca sean exclusivamente de connacionales.