La recuperación económica real para los pequeños comercios del estado podría tardar hasta tres años, mientras que para algunos definitivamente no llegaran, si bien muchos han cerrado, otros han decidido traspasar sus negocios porque no cuentan con el recurso para poder sostenerlos, ni para pagar altas rentas, deudas con el IMSS, el INFONAVIT y las nóminas.

Lo anterior lo expresó Fidel Gallardo Aguilar actual líder estatal del gremio dulcero y de la Federación de Comerciantes en Pequeño del Estado de Tamaulipas, quien indicó hay quienes están vendiendo sus negocios porque van a cerrar.

Sin embargo muchos se siguen esforzando y estamos contentos con la decisión de las autoridades de salud de cambiar a semáforo amarillo en el caso de Ciudad Victoria y 29 municipios más, porque dan la oportunidad de reactivar las empresas.

“Yo cerré dos puntos de venta uno en Grand central y otro en Grand Libertad y otros negocios, estamos con pasivos vencidos, deudas con proveedores, batallando para pagar renta, recién se venció el plazo para para el Seguro Social y muchos no lo pagamos, en lo personal le debo al IMSS y al INFONAVIT, y una gran parte de los pequeños y medianos negocios se encuentran en esas condiciones de endeudamiento”, explicó.

Además menciono que hay negocios que tenían dos empleados y los desemplearon solo se quedó el dueño, las empresas que tienen más empleados, que pagan rentas y recibos luz muy alto, el impacto fue más fuerte, los que permanecieron abiertos sacaron solamente para los gastos, los que permanecimos cerrados tenemos una cuesta muy hacia arriba en mi caso tenía 350 empleados y me quede con 220 es decir tuve que despedir a 130 personas porque cerré dos puntos de venta.