La problemática de la emigración no desaparece ni se detiene por la actual pandemia, pues la crisis económica por falta de empleo hace que las personas se trasladan a las ciudades más grandes, lo cual genera un grave crecimiento de este fenómeno social.

Es decir este problema se puede solucionar con el apoyo de las autoridades federales, pero mediante la apertura de nuevos empleos en diferentes entidades del país, lo cual se calificaría como un buen aliciente ante los momentos críticos que se viven de manera general.

Raúl García Vallejo, dirigente de la Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos, en la entidad, apunto, que este tipo de situaciones se recienten más en la franja fronteriza del Tamaulipas, y más aún cuando en dicha zona llegan se instalan familias procedentes no solamente del interior del país sino de otras lugares como Guatemala, el Salvador y Honduras, entre otros.

“Lo cual afecta indudablemente a nuestra gente quienes también necesitan y requieren de un empleo para obtener el sustento diario, ahí es donde se necesita que el Gobierno Federal inicie una apertura para lograr nuevas fuentes laborales sin tener que pensar en el sueño americano”, señalo.

En cuanto a la situación del campo por falta de empleo dijo, se han estado buscando estrategias que vayan directas a solucionar este fenómeno social, existente entre las familias del área rural.

Pues el campo agropecuario se encuentra muy afectado por las falta de apoyos, sin embargo se buscan estrategias que de alguna manera resuelva ciertas necesidades del campesino.

Y de ello ya tiene conocimiento en presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, de esta situación actual que vive la gente del campo quienes al no ver la llegada de subsidios tienen que salir y abandonar a sus familias, para ir en busca del sustento diario por ello emigran a las ciudades más grandes del país.

PIE DE FOTO;