La falta de electricidad en el Valle de Texas impidió que como se tenía previsto iniciara en Matamoros el procesamiento de solicitudes de asilo de migrantes.

Esto tras la cancelación que el Gobierno de Joe Biden hizo del Programa de Protocolos de Protección de Migrantes, conocido acá como Quédate en Mexico.

Se espera que durante la presente semana se puedan ir abriendo los módulos de procesamiento en la frontera entre Brownsville y Matamoros en donde físicamente hasta antes del fin de semana había unos 2 mil 600 migrantes refugiados en el campamento al margen del río bravo.

Durante el fin de semana se vivió un movimiento inusual en ese campamento, pues migrantes que se registraron en esta frontera pero se habían desplazado a domicilios de renta o incluso que ya se habían establecido en otras ciudades, regresaron tras el anuncio de Biden.

La frontera tamaulipeca llegó a albergar hasta 7 mil migrantes en los últimos dos años, pues si bien, primero se dijo que Tamaulipas no sería territorio de espera, terminó por declararse aquí como sitio seguro para la espera de migrantes.

Al respecto el titular de la Comisión Nacional de Legisladores y Líderes Migrantes, José Carmona Flores, Aclaró que hoy, con la cancelación del Programa de Protocolos de Protección de Migrantes, se preparan los lugares de asilo y asistencia para los que se tengan que quedar ahí.

Que no necesariamente significa que todos serán aceptados, sino que serán llamados para una entrevista y valoración de cada caso.

Dijo que con anterioridad en reunión con el congresista Henry Cuéllar, se propuso revisar las solicitudes del Programa PPM, que eran contrarias a los acuerdos internacionales.