Tras acusar un repliegue de las fuerzas armadas en Nuevo Laredo, la frontera más importante de latinamerica, el coordinador ejecutivo de las mesas de seguridad y justicia de Tamaulipas, Luis Apperti, pidió a las Fuerzas Federales que retomen el trabajo de contención que venían haciendo hasta antes de que se iniciara una investigación por las acciones extrajudiciales del 5 de septiembre.

Criticó además la reacción del Gobierno Federal ante la amenaza que sufrieron empresarios gasolineros de Nuevo Laredo, a quienes en lugar de proteger les clausuró los negocios por no vender combustible a fuerzas armadas y policías estatales.

En una carta abierta, reconoce que se habían tenido avances significativos por lo que solocita seguir con las acciones de combate a la delincuencia porque es necesario recuperar la paz, tranquilidad y orden en las actividades que realizan los habitantes de Nuevo Laredo.

En la carta abierta expresa que el operativo que lleva a cabo la policía estatal de manera coordinada con las fuerzas armadas en la zona fronteriza de Tamaulipas dió buenos resultados en Reynosa y Matamoros y que justo cuando se extendió a Nuevo Laredo el pasado 19 de agosto, se registraron agresiones a policías estatales con saldo de varios agentes lesionados y uno muerto.

Esto dijo se entiende como una forma de evitar los filtros de seguridad y presencia policiaca.

“Ahora el foco está puesto en un hecho ocurrido el 5 de septiembre en qué murieron 8 personas el cual está siendo investigado por la Procuraduría del Estado y corre una investigación por parte de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos por lo que la mesa de seguridad y justicia tamaulipas pedimos que sin dejar de investigar los hechos ocurridos ese día, no se deben dejar las acciones de combate a la delincuencia porque es necesario recuperar la paz, tranquilidad y orden en las actividades que realizan los habitantes de Nuevo Laredo”.

Hizo un llamado a las fuerzas armadas y a la policía estatal par continuar las acciones de vigilancia y establecimiento de medidas de seguridad que ya rindieron frutos en otra regiones fronteriza del estado.