Con más de 100 días de cuarentena y luego de estar en semáforo naranja, a partir del lunes, 8 municipios de Tamaulipas retroceden a semáforo rojo con medidas de fase 1, ante él incremento exponencial de la curva de contagios y defunciones de COVID-19.

Se trata de Nuevo Laredo, Reynosa, Matamoros Río Bravo, Ciudad Victoria, Tampico, Madero y Altamira, en donde regresa el cierre de negocios no esenciales y el uso de transporte público y autobuses de pasajeros será limitado.

En estos municipios solo duró 29 días la primera fase de la reactivación económica pues a partir del lunes y hasta el próximo 11 de julio se procede al cierre de negocios no esenciales.

Para ponerlo en contexto el 31 de mayo antes de la reapertura de negocios, Tamaulipas tenía 1,931 positivos y 121 fallecimientos, al fia de hoy, 29 días después se tienen 6,175 casos de Coronavirus y 411 muertos por la pandemia.

El subsecretario de la Pequeña y Mediana Empresa, Jesús Villarreal Cantú, consideró que los trabajadores están más seguros en la industria, en las plantas maquiladoras y los negocios, porque ahí sí siguen las normas del uso de cubrebocas, caretas, gel antibacterial, pero una vez que salen de laborar se relajan y olvidan las indicaciones.

El Subsecretario, fue más alla y se pronunció a favor de que se apliquen sanciones a las personas que no usen cubrebocas.

En este mismo sentido se pronunció el Presidente de la Cámara Nacional de Comercio (CANACO) José Luis Loperana, quien sin pretender ser extremista, dijo que se ha comprobado que la ciudadanía tiende a respetar más más leyes e indicaciones, cuando hay una multa económica para quien no lo haga.

En este caso, dijo que la autoridad no debería de descartar la aplicación de multas para las personas que estén en la vía pública sin portar cubrebocas.