La nueva producción de maíz corre el riesgo de ser contaminada por aflatoxinas, sobre todo si las autoridades de agricultura le otorgan a los productores una ampliación de siembras en este ciclo 2019-2020.
Y es que de acuerdo a investigaciones al darse otra fecha de siembras ya de manera tardía, se encuentra expuesta a temperaturas altas superiores a los 22 grados durante su primera etapa, lo cual favorece al hongo pues este produce sustancias químicas y pueden ocasionar enfermedades al consumir el producto.
Este hongo de manera técnica es conocido como “aspergillus flavus”, pero también existe la posibilidad de que se generen plagas en dicho cultivo, al contar con las condiciones favorables pero que afectan el rendimiento de este cultivo.
Técnicos del campo experimental del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias de Río Bravo, coinciden que los mejores rendimientos de maíz en la zona norte de Tamaulipas, se obtienen en el período comprendido del 20 de enero al 15 de febrero.
Pero también con siembras posteriores a las fechas otorgadas en base al programa de cada cultivo, se corren los riesgos de que estas bajen en su producción por diferentes causas, enfermedades y plagas sobre todo.
De tal manera que los malos rendimientos se pueden dar por la presencia del gusano elotero y cogollero, con pudriciones de grano, causadas por los hongos fusarium, rhizopus penicillium y aspergillus y niveles de aflatoxinas.
Por ello ante una posible ampliación en la siembra del maíz hasta el 25 de febrero del presente mes, se exhorta a los productores tomar las recomendaciones para disminuir los riesgos, como realizar estas labores hasta la fecha autorizada y con solo híbridos de ciclo corto de los cuales se tenga antecedentes de buen comportamiento en la región.
Asimismo contar con una densidad de siembras máxima de 60 mil plantas por hectárea, asegurarse de que se tendrá suficiente agua para aplicar mínimo dos riegos de auxilio, así como una fertilización balanceada, controlar desde plántula los gusanos cogollero y elotero, para reducir sus poblaciones.