Los trabajadores afiliados al IMSS, al ser considerado el COVID-19 como una enfermedad de trabajo pueden recibir diversos beneficios mismos que otorga el seguro de riesgos de trabajo; entre estos destaca el pago del 100% del salario base de cotización con el que esta registrado ante el IMSS.

En información institucional se da a conocer que se se tiene alguna secuela se puede tener derecho a una indemnización o pensión.

Asimismo, al terminar el tratamiento se tiene el derecho al ser reinstalado y en caso de que no se puedan realizar las actividades habituales, la ley federal del trabajo brinda protección para que sea reinstalado en otras tareas que si se puedan desempeñar.

Además, en caso de defunción los beneficiarios o familiares tendrán derecho a las prestaciones económicas establecidas en la Ley del Seguro Social para los riesgos de trabajo.

Se menciona que si hay sospechas de que la enfermedad por COVID-19 se adquirió realizando actividades laborales, se debe primeramente presentarse en el servicio de salud en el trabajo de la unidad de medicina familiar, no olvidar notas médicas y resultados de laboratorio.

Si se determina que se está en la etapa activa de la enfermedad -14 días después de los primeros síntomas no se debe acudir a trabajar para evitar contagios, puede acudir en el lugar un beneficiario, familiar o representante.

Esta marcado que el médico de salud en el trabajo, evaluará el riesgo que se tuvo al presentarse a trabajar durante la contingencia y pedirá al patrón información de actividades que se tuvieron durante ese tiempo, además de información sobre contactos con compañeros enfermos en la empresa.

Finalmente, al contar con toda la información del caso se emitirá un resultado y al reconocerse el COVID-19 como enfermedad de trabajo, se otorgarán los beneficios del seguro de riesgo de trabajo.

Vale mencionar que el Seguro de Riesgos de Trabajo otorga a los trabajadores afiliados al IMSS y a sus familias prestaciones en dinero y en especie en caso de que se incapaciten o fallezcan a causa de un accidente de trabajo, un accidente en trayecto de su domicilio al centro laboral o viceversa, o bien, una enfermedad profesional .