El incremento en los costos de insumos, así como de carburantes y la falta de agua ha mermado en la producción del ganado ovino hasta en un 50  por ciento, es decir como negocio de momento no es redituable.

Según Omar Sáenz García, Presidente Estatal del Sistema Ovino, hasta los mismos productores hasta en ocasiones llegan a malbaratar la mayor parte de sus crías, dejando así que los intermediarios se quedan con un alto porcentaje de las ganancias porque además son quienes llevan directamente a comercializar a los centros de consumo.

Recordó que Tamaulipas es el principal abastecedor de ovinos de los mercados de Nuevo León y San Luis Potosí, “y todavía tenemos un gran potencial desaprovechado precisamente porque no tenemos los mismos apoyos que otros sectores como el de bovinos o los agricultores”.

Y es que  la carencia de recursos propios de productores por ejemplo del altiplano de Tamaulipas, trabaja bajo técnicas de producción rudimentarias y con una calidad genética de sus animales muy baja, que los limitan en eficiencia.

Existen algunos que siguen produciendo con corrales construidos de ramas y usando llantas viejas como bebederos.

Ante ello considero la necesidad de mejorar las técnicas de producción que permita a las familias que vivan de esta actividad y decorosamente.

En Tamaulipas existen productores de ovinos de San Fernando, Méndez, Burgos, Cruillas y San Nicolás, Victoria, Soto la Marina, Casas, Abasolo, Jiménez, Hidalgo, Villagrán, Jaumave, Tula, Bustamante, Palmillas y Miquihuana.