El encierro provocado por la pandemia del Covid-19, ha ocasionado que en los últimos meses los servicios de salud mental del Hospital Infantil tengan una mayor carga de trabajo a causa la aparición de trastornos de ansiedad y depresión en niños en edad escolar y adolescentes.

“De manera paulatina hemos visto en todo este tiempo que han aumentado una serie de situaciones que atañe a la salud mental, entre ellas los padecimientos como la depresión y la ansiedad”, expresó José Daniel Llanas Rodríguez.

Adicionalmente a estos trastornos y los cual se prevé que comenzarán a desaparecer en cuanto los menores de edad puedan reanudar actividades escolares, recreativas, deportivas y culturales que realizaban antes de la emergencia sanitaria, el director del nosocomio señala que también se ha detectado otras situaciones que conllevan a un riesgo para la salud, en este caso, infantes que han sido objeto de violencia física y sexual.

La aparición de trastornos mentales, aunado a los casos de violencia, así como también el aumento del consumo de sustancias adictivas, dijo que ha ocasionado que el área de salud mental sea una de las más activas en esta pandemia.

“En un principio teníamos poca demanda pero actualmente nuestros servicios de salud mental sí están muy activos. Tenemos un equipo de psicólogos que atienden de mañana, tarde y noche y los cuales están realizando de 24 a 28 intervenciones de lunes a viernes y en fines de semana la demanda disminuye a un promedio de 8 a 10 atenciones”, finalizo.