Durante el periodo vacacional los ingresos del transporte público en la localidad han caído en aproximadamente un 50%,  esto debido a la ausencia de usuarios, expreso Ramón Hernández Manríquez, dirigente de la Unión de Micros Verdes.

A pesar  de la merma que esto representa para el sector, el dirigente de los concesionarios señaló que está baja afluencia de usuarios ha sido aprovechada por los propietarios de las unidades para enviar a reparación los microbuses.

“Debido a que es poca la demanda del servicio, los tiempos son mas espaciosos  entre una unidad y otra y como  ya había comentado anteriormente, casi por lo general en este  periodo de vacaciones aprovechamos para meter las unidades a revisión y arreglo de los detalles que pudieran tener para que reanudando se el ciclo escolar  tengamos la certeza de que las unidades están en buenas condiciones, pero además estamos preocupados porque se viene la revisión mecánica”, dijo.

En este contexto Hernández Manríquez reconoció que en la revisión mecánica, la falla más recurrente que presentan las unidades es en la suspensión.

Por último, agregó que para poder someterse al proceso de revista mecánica es fundamental que primero logren acreditar la revisión documental, motivo por el cual añadió que también aprovecharan los descuentos que otorgó el gobierno del estado en el tema de derechos vehiculares, para regularizar la situación de las unidades.